Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

lunes, 6 de junio de 2011

Indignados

Desde el primer momento me sentí identificado con ellos. Sus propuestas iniciales me parecían fantásticas y más que adecuadas: la corrupción campea a sus anchas entre la clases política y hay que tratar de ponerle coto como sea. Estuve a su lado, no tanto físico, aunque también pasé por Sol varias veces, en todo momento. Hablé de ellos, les hice toda la propaganda que pude entre toda esa gente que no utiliza internet para informarse y que estaba desinformada.

También desde el primer momento estuve con ellos en la idea de que había que mantener la acampada después de las elecciones porque había que demostrar que no se trataba sólo de un "calentón electoral". Se trata de un "basta ya" que lleva años creciendo en las conciencias de la gente. Tampoco me importó que la Comisión Electoral Central la declarara ilegal y allí estuve en el paso del viernes 20 de junio al sábado 21. Gritando en silencio para demostrar mi indignación.

Pero el movimiento no ha sabido, a mi modo de ver, seguir avanzando. Se llevan a cabo asambleas y se toman ciertas decisiones, pero la desinformación cada vez va a más y la gente, a pesar de sentirse identificada con el movimiento, se siente menos cerca de los acampados. Ya se ha dado el primer paso, la gente está despertando, ahora habría que contar con ella.

La cantidad de carteles de las acampadas no permiten ver el mensaje claro. Han quedado difuminados los primeros puntos de consenso entre un montón de advenedizos que han encontrado en las acampadas el caldo de cultivo perfecto para hacer ruido pidiendo cosas que, sin el movimiento, no tendrían ninguna repercusión, o que, a pesar de tenerla, no están relacionadas con él y no hacen más que "descafeinarlo".

El Sáhara occidental, la violencia de género… son todo temas importantes y que no dejan de preocupar a la gente, al menos a algunos, pero que hacen que se pierda la fuerza. Se trataba de luchar contra la corrupción y el control de los bancos de la vida política. De separar el poder judicial del político para permitir que las causas abiertas avancen y no sean paradas por tribunales con intereses partidistas.

Otros temas como las corridas de toros, el vegetarianismo, el amor libre… se enganchan al carro de la publicidad. Asambleas en las que se pasa más tiempo discutiendo sobre qué hacer con los campamentos o parando a los que leen porque utilizan el masculino plural como género neutro, están de más.

El movimiento sigue y seguirá, porque se ha dado el primer paso, el más difícil. Pero la gente se siente menos representada cada día que pasa por los acampados. Las plazas están ocupadas ya no por esa gente que lo hizo al principio con un ideal. Algunos siguen, pero cada vez hay más que no tienen otro sitio donde estar ni otra cosa que hacer.

Mi opinión, siempre discutible, es que habría que abandonar ya las plazas. Ya han sido tomadas y serán siempre nuestras. Ahora hay que tomar las conciencias de la gente que se está alejando. Asambleas y concentraciones semanales con gritos silenciosos en lugares emblemáticos. Manifestaciones convocadas con tiempo y con los permisos necesarios para que la gente que está cerca, pero lejos, vea que hay mucho más que acampados.

Esto no es una dictadura y seguir en la plaza no llevará a ninguna parte más que al desgaste, el hastío y, finalmente, el desprecio del resto de la ciudadanía. Hay otras maneras de protestar y la gente está deseando hacerlo, como se ha demostrado.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo, van a llegar al punto de que nos indignemos con los indignados, lo de hoy en el carrefour ese colma el vaso.
Rafa.
A ver si nos vemos, por cierto lo de los reportajes de boda va viento en popa!!

JAAC dijo...

El sentido común se ha impuesto y les ha llevado a aprobar el desalojo de la plaza el domingo. Hay mucho por hacer y el movimiento no ha hecho más que comenzar.

¡Seguimos estando con ellos!

Me alegro de que esteis triunfando :-) A ver si quedamos a la vuelta ;-)