Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

martes, 1 de julio de 2008

Tanzania (V)

Martes 17/06/2.008

El despertador suena a las 5:45. Al abrir la tienda notamos que hace frío (bueno, un poco). Así que, añadimos una capa más a lo que ya llevábamos. Yo me pongo una camiseta técnica debajo de la normal y de la sudadera; la gorra y el pañuelo. Y Sara otro par de camisetas y sudadera; sombrero y pañuelo, y otra sudadera atada a la cintura, por si acaso.

Desde las 6:00 hasta las 7:30 no vemos más que la salida del sol, ningún animal.



A las 7:30 estamos cara a cara con un par de leonas que se están comiendo un ñu, lástima que no hayamos llegado antes para ver la caza.



Hablamos con Bryson para decirle que nuestra prioridad en el viaje es ver animales y que lo de volver a desayunar al camping y perder más tiempo es totalmente prescindible. Lo cierto es que estamos un poco frustrados porque esperábamos que a primera hora de la mañana hubiera más actividad y no hemos visto prácticamente nada. Además de que Bryson nos ha dicho que los animales están en otra zona, a unos 50 km, la migración de ñues y cebras. Entonces, ¿qué estamos haciendo nosotros aquí? Que nosotros en nuestros viajes habitualmente casi ni comemos. Le decimos que si a él no le importa que vayamos para allá y que ya comeremos después. Un punto a favor de hacer el viaje nosotros solos, puede que si los americanos estuvieran aquí hubieran necesitado volver a desayunar o sí o sí, o cualquier otra cosa. Bryson avisa por radio para que Simon no prepare el desayuno.

Según nos acercamos a la zona en cuestión la cantidad de animales crece: jirafas, elefantes, más leones, antílopes y al final cientos de ñues con cebras corriendo. Incluso hemos visto un amago de cocodrilo. En la zona donde estaban los ñues y las cebras Bryson nos ha dicho que tuviéramos cuidado con las moscas. Estos animales llevan “de serie” la mosca tse-tsé, que transmite la enfermedad del sueño. Ataca al cerebro y, según Bryson, no tiene cura. Lo más peligroso es que te pique en la nuca. Parece que lo dice en serio porque está todo el tiempo preocupado mirando las moscas que entran en el 4x4 y cuando ve una de las malas trata de matarla por todos los medios. Como la temperatura ha subido (el sol calienta en cuanto sale) nos quitamos varias capas y aprovechamos para estrenar las camisas anti-mosquitos, a ver si también funcionan con las moscas.





Al volver al camping para comer nos encontramos con un león macho parado al lado del camino. Cuando damos marcha atrás para acercarnos decide que a él los 4x4 sí que le molestan y se mete entre los árboles. Más adelante vemos tres coches parados frente a un árbol con gente mirando por prismáticos. Nos acercamos y nos dicen que había un leopardo subido en el árbol hasta hace nada, que ha bajado y que ahora no se le ve. La hierba está alta y seca (amarillenta), y el leopardo debe estar tumbado. Después de un rato intentando localizarlo nos damos por vencidos. Bryson nos dice que no se suelen mover mucho, así que volveremos para intentar verlo después de comer.



Simon trata de hacernos olvidar el desayuno con una cantidad de comida exagerada. Nos ha preparado algo que él ha llamado pizza, pero era más bien una especie de tarta salada rellena de carne picada. La verdad es que estaba muy buena, pero era demasiado. Por si fuera poco, luego ha aparecido con un par de platos más. Se nos llena la zona de abejas atraídas por la fruta y el zumo. Hay tantas que tenemos que salir de allí dejando el zumo para que se diviertan - una se ha metido dentro del tetra-brick directamente y en el vaso hay cinco o seis, alguna dentro del zumo que no saldrá más. Aprovechamos para decirle a Simon que hace demasiada comida y que disminuya la cantidad. Él nos dice que no hay problema, que lo que no queramos comer que lo dejemos sin más. Pero la verdad es que nos da cargo de conciencia dejar la comida allí sin saber si la van a aprovechar o la van a tirar directamente.

Después de comer volvemos al árbol a ver si localizamos al leopardo. De paso nos acercaremos otra vez a la charca de los hipopótamos. Llegamos al árbol del leopardo. Nada, que sigue sin haber manera. De hecho pensamos que lo más seguro es que ni esté y empezamos a dudar de si alguien lo habrá visto realmente en el árbol o todo el mundo habrá llegado "justo" cuando bajaba.



Pasando por encima de una especie de puente, encontramos a una leona amamantando a un par de cachorros. Está bastante escondida pero ya hay una buena fila de coches haciendo cola para conseguir una buena posición de observación.



Hablamos con Bryson y quedamos en que lo mejor es volver ahora al camping y salir después para ver una puesta de sol como Dios manda sin tanto árbol por en medio. Nos hemos vuelto a acercar a los kopje, pero no hemos encontrado ningún animal.



La leona con sus cachorros se ha movido un poco y ahora les podemos ver las caras. La leona parece medio muerta con un montón de moscas y sin moverse. Uno de los cachorros se mueve un poco más de la cuenta y queda detrás de la hierba y la leona se levanta como un muelle a ver dónde se ha metido. Y eso que parecía que no lo podía ver desde donde estaba.



El ñu que se estaban comiendo las leonas esta mañana, bueno, lo que queda de él, sigue allí. También siguen allí las leonas y ya han llegado unos buitres, que están esperando a que las leonas se vayan posados en un árbol cercano. Allí vemos, en otro 4x4 a la pareja del primer día. Al final consiguieron otro viaje y van cuatro en su coche.



Hablamos con Bryson del precio de las cosas en Tanzania y nos comenta que una botella de agua de litro y medio puede costar algo menos de un dólar y que un paquete de arroz ronda los 50 centavos, el litro de gasoil también ronda el dólar. Vamos, que no es tan barato vivir en Tanzania, las mantas masai pueden salir por unos 10 dólares, de todas formas dice que la comida es barata (lo del arroz no es mucho, pero vamos, barata, barata). Comenta que en los supermercados grandes sí que hay precios escritos para los productos, pero que en el resto de tiendas el precio fijo no existe y que a cada uno el tendero le da uno distinto pensando en cuánto le podrá sacar. Luego hablamos del alcohol, y nos hace una clasificación de los turistas por su afición a darle: que los americanos le dan bastante, los franceses, los rusos mucho, los españoles y los italianos también, ingleses y australianos... vamos, que no se salva nadie. En nuestro camping hemos visto esta tarde unas botellas de ginebra vacías que llevaban los campistas. Los americanos además evitan hacer safaris si en el grupo hay algún árabe, cancelan el viaje si se enteran.

Un breve descanso en el camping y salimos de nuevo a ver la puesta de sol.



Seguimos conversando con Bryson y nos cuenta que es el menor de seis hermanos. Trabajó durante mucho tiempo como guía de escalada al Kilimanjaro (él es de una aldea cerca de Moshi), pero que ya es mayor para seguir haciéndolo,. Tiene 42 años que no los aparenta para nada. Su mujer y sus tres hijos viven en Moshi con su madre, una señora con ¡87 años! El resto de la familia está repartida por todo el país pero en navidades todos se juntan en la aldea. Entre unas cosas y otras se juntan más de 40-50 personas, tiene más de 30 sobrinos. También nos dice que la mejor época para ir a los parques en Tanzania es la estación lluviosa, que es cuando más animales hay. En cuanto acaban las lluvias empiezan a emigrar al norte o al oeste. En la guía ponía que lo mejor era ir ahora porque los caminos de los parques se volvían impracticables con las lluvias. Bryson nos dice que no, que los caminos cuando llueve están perfectamente. Habrá que tenerlo en cuenta para futuros viajes.

La puesta de sol es muy bonita, pero no es como las típicas porque hay un montón de nubes. De todas formas, el color rojo del cielo lo vemos. Volviendo al camping nos encontramos con un grupo de jirafas y aprovechamos para hacer una foto con jirafa y puesta de sol. Bryson nos dice que hay que volver rápido, porque el permiso para estar recorriendo el parque es sólo hasta las 18 horas y ya son más de las siete. Que para salir por la noche hay que pagar un extra.


La cena sigue siendo tan abundante como siempre. Dejamos algo de sopa y vemos que Simon lo recoge de una manera distinta. Cuando nos comemos toda, mete los platos y cucharas dentro de la sopera, hoy se ha llevado la sopera en una mano y platos y cucharas en otras, así que parece que lo aprovecharán. Nos quita el cargo de conciencia y decidimos comer menos, para no reventar. Después de traer el segundo plato aparece Bryson para darnos el plan de mañana. Volveremos a salir a las 6:00 y regresaremos al camping para un brunch a las 10:00, recogeremos todo y saldremos para Ngorongoro despacio. Hay que llegar a la salida del parque antes de las 14:30. Nos dice que tenemos que rezar para ver al leopardo, porque en Ngorongoro no hay. Que allí podremos ver al guepardo, pero que mañana será nuestra última oportunidad para ver al leopardo. Le decimos que con todo lo que estamos comiendo podemos incluso hacer una danza alrededor de la tienda para bajar calorías. Incluso podemos hacer una danza para el leopardo y otra para el guepardo, estamos comiendo de sobra para los dos.

Simon no vuelve a aparecer con la fruta ni para recoger la comida. Nos extraña porque siempre está muy atento y no sabemos qué habrá pasado. Salimos y le buscamos en donde están los cocineros. Todos se ponen a gritar su nombre (en el camping no hay luz, así que encontrar a la gente no es fácil) pero no le localizan. Tratamos de encontrar nuestro 4x4 para ver si está allí con Bryson pero tampoco está en el camping. Nos extraña más porque ayer Bryson nos dijo que iba a salir por la noche para echar gasoil y luego volvió para decirnos que lo sentía pero que la gasolinera más cercana tenía la bomba rota y que tendría que ir a otra más lejana. Pero hoy no ha dicho nada... Como no hay manera decidimos irnos a dormir.

Más fotos, como siempre en la galería picasa, aquí.

11 comentarios:

Masmi dijo...

Con lo que te flipa fotografiar el cielo y las nubes, has disfrutado que no veas. La verdad es que las fotos del amanecer y la puesta de sol son alucinantes.
Que pasada ver todos esos animales tan de cerca. Y muy interesantes las conversaciones con Bryson.
Por cierto, me has dejado intrigadisimo con lo que le ha pasado a Simon.

JAAC dijo...

Lo de los cielos con nubes sabes que es mi perdición... hice pocas fotos para lo que me habría lanzado, pero es que todo me llamaba tanto la atención que el cielo era "sólo" una cosa más. La pena es que al haber tantas nubes las fotos de días eran muy guapas, pero la puesta de sol no fue todo lo impresionante que esperábamos... Con todo y con eso tiene una pinta de fuerza en las fotos que asusta. Conste que no están retocadas, que los colores eran esos y las nubes eran así.

La verdad es que sí. Bryson nos contó un montón de cosas que de otra manera no habríamos sabido, hemos aprendido mucho en este viaje gracias a él. Un tipo fantástico.

Lo de Bryson y Simon... lo veremos en el próximo episodio :-)

Mc Victa dijo...

Nos has dejado con un cliffhanger de campeonato!!! Jajajaja. Qué maravilla disfrutar del viaje a través de tus palabras y fotos pero hay algo que me ha sorprendido: esperábais ver El Rey León o algo así? Jajajaja. Lo digo por la frustración de no ver animales por la mañana, jajajaja.

Un saludo!!

JAAC dijo...

Mc Victa, la verdad es que yo tampoco esperaba verme inmerso en un documental de la 2 todo el tiempo (más que nada porque habría acabado dormido, es lo que tienen, no?) Pero teníamos testimonios de dos que habían estado haciendo un safari por el Serengeti y que nos habían contado que habían visto poco menos que eso. Así que... nuestras expectativas eran un poco altas, para qué engañarnos.

También influye en la frustración el hecho de haberte levantado a las 5:45. Montarte en el 4x4 con la legaña puesta (ya nos habíamos habituado al tema agua y nosotros también la ignorábamos a ella :-p) y varias capas de ropa con lo bien que se estaba en el saco... y no ver nada, pero nada en una hora y media. Desde la distancia, y vividos días posteriores acepto que nos dejamos llevar un poco, pero bueno... yo he venido a hablar de mi libro!! digo, a ver animales!!

conxa dijo...

continuo con la boca abierta y babeando !!!

Las fotos preciosas, claro que el lugar daba para eso y más ( no te quito merito eh?)
Es un bonito diario de viaje.

conxa dijo...

ah!! como es eso de la camisa antimosquitos??

JAAC dijo...

Hombre Conxa, algo de mérito por las fotos espero tener ;-) y Sara, que también hay algunas suyas.

Lo de la camisa antimosquitos es fácil. El repelente de mosquitos que te venden en la farmacia suele ser para piel. Para la ropa hay otro que lleva otro componente, el caso es que estas camisas (y unos pantalones a juego que nos compramos también) venían impregnadas de este componente de fábrica. Te preguntarás que cuánto dura... pues unos 20 lavados según la etiqueta. Después de eso pasan a ser simples camisas sin protección extra.

BIRA dijo...

A ver, a ver, que esto se está poniendo MUY interesante. Lo de la camisas, acláramelo bien, pues la he comprado. Funciona o no??? Es que los mosquitos y yo nos llevamos francamente mal. Yo no les hago nada, pero ellos me dan unos chascos que no es normal y pillo unos hinchazones que me terminan arruinando el poco humor que tengo. Más información sobre esto, please!

Ahora el post: te lo digo en serio, lo cuentas con tanto detalle y con tanta precisión que, viendo después las fotos (pena no estar viéndolas en el picassa y que una voz fuera leyendo por mí, jaja) es como estar haciendo el viaje. Te felicito porque vaya panzada de trabajo que te estás dando, y especialmente por el resultado. Es la mar de ameno, es como estar en África, perdidos de la vida (bueno, no tanto, pero una echa la imaginacióna volar y ya se sabe) entre fieras salvajes. Ains, me emociono.

Los leones pequeñitos son una gozada y las fotos buenísimas!! La verdad es que yo voy con más ganas de ver a los bebés que a los grandes (miedos aparte, son mucho más monos).

Además de lo completos que son los textos, he de decirte que me encanta cómo colocas las fotos en el blog (no abro ninguna, porque me es más cómodo verlas todas seguidas en picassa). El resultado es fantástico. Esas que has puesto primero una vertical luego otra horizontal y luego otra horizontal más pequeña me han dado una envidia que casi muero en el acto. Se me ha pasado rápido por el detallazo que tienes de compartir estas vivencias, pero bueno, ahí lo dejo.

En fin, serafín, un beso y a ver qué ha pasado con Simon!!!!!

Fabio dijo...

qué mavilla de aventura, y que bueno la compartas con los visitantes... dan ganas, muchas...
cuántas cosas quisera hacer, joer... pero bueh, vívelas por todos nosotros, y síguelas comentando
un saludo

JAAC dijo...

Bira, respecto a si funcionan o no funcionan... a nosotros no nos ha picado ninguno. Como comentario me parece bastante bueno, pero también es cierto que no hemos estado en ninguna zona en la que hubiera muchos. Bueno, en Mto Wa Mbo (río del mosquito) sí que había, pero, por mucha camisa que lleves, un poco de sentido común no acercándose a las bombillas, charcos y demás, nunca está de más. ¡Ah! y relec, que no todo lo cubre la camisa.

Gracias a todos por los buenos comentarios y por pasaros a leer. Acabaré por editar un libro y venderlo. He cogido velocidad con los diarios y estoy acabando ahora con el del viaje a Japón de hace tres años... lo sé, soy un desastre, pero lo acabaré pronto. Juanpa, sé que no llego a tiempo, pero bueno. Eso sí, el de Japón no creo que lo aproveche para tener el blog "parado" tanto tiempo, aunque, si los visitantes prefieren experiencias viajeras, pues nada... ya pondré una encuesta :-)

Por cierto, todo el mundo preocupado por Simon, ¿y Bryson? nadie se preocupa por él? ;-)

conxa dijo...

hombre claro que por bryson tambien, y por el 4x4 que también despareció no?

lo has dejado en el suspense mas supense !!!