Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

sábado, 5 de julio de 2008

Tanzania (VIII) Masai Boma

La aldea tiene una organización circular, con casas circulares de tejado cónico rodeando el corral, manyatta en swahili, (hecho con arbustos espinosos) también circular para las vacas (por supuesto, autóctonas) y otros corrales más pequeños para gallinas y patos. Todos los niños salen a saludarnos y vemos que Senda y Bryson les saludan poniéndoles las mano en la cabeza, ellos se acercan a nosotros y bajan la cabeza, así que, nosotros también lo hacemos estilo imposición de manos, pero sólo una.



Para los masai la vida gira en torno a las vacas. Las casas están hechas con mierda de vaca seca, el techo es de hoja. Para ahuyentar los mosquitos, portadores de enfermedades, queman mierda de vaca seca dentro de las casas. Para limpiar los platos y cacharros utilizan... sorpresa: mierda de vaca seca, con un par. Otra de sus curiosidades es que utilizan el agua sólo para cocinar y para dársela de beber a las vacas. Ellos no la beben... y dudo que la utilicen para lavarse. Sólo beben leche y sangre fresca de vaca. ¡Toma ya! Tampoco cultivan nada, así que su dieta se reduce a carne de vaca, gallina, pato,... nada de fruta ni de vegetales (¡qué grandes!) El progreso ha llegado y ahora se acercan a los poblados a cambiar leche o carne por grano, y a comprar pequeñas cuentas de plástico para hacer collares y pulsares que luego venden. Abriendo horizontes.

Entramos en una de las casas. No está mal organizada, la entrada es un pequeño pasillo hecho con una pared paralela a la exterior y concéntrica (para protegerse de los depredadores); en el centro del círculo se coloca el fuego para cocinar: son los niños los que cocinan; hay otros dos huecos en los que están las camas para el hombre y la mujer, los niños duermen con el padre y las niñas con la madre; hay otro hueco más para guardar comida. En algunas casas este último hueco se sustituye por una "habitación" para los terneros pequeños. Los hombres y las mujeres no duermen juntos. Sólo están juntos en la cama con fines reproductivos, el tema placer no existe, las bodas se arreglan cuando las niñas tienen 10 ó 12 años y un hombre rico puede llegar a tener más de 10 esposas. Los embarazos se ajustan con los partos de las vacas para que haya más cantidad de leche.



Cada aldea circular corresponde a una única familia. Cuando los niños llegan a los 12-15 años se circuncidan y se les construye una casa nueva. Las niñas casadas se van a la aldea de la familia del marido. En una de las casas nos presenta a la primera mujer del señor de la aldea que tiene unos 75 años. Con esa edad ya no se sale a pastorear las vacas y se vuelve a hacer la comida con los niños.



Después de toda la vuelta por la aldea y ver las casas vemos que han montando un mercadillo completo con los colgantes y pulseras todas las mujeres de la aldea (si es que no han venido de otras cercanas). Nos sentimos culpables al ver cómo viven y lo mal que lo pasan (aunque ellos están completamente felices), así que preguntamos si podemos darle el dinero a toda la aldea en lugar de comprar nada. De todas formas acabamos comprando un brazalete por 3$ y sin regatear, la primera vez que no lo hacemos. Una de la mujeres se coloca el collar típico masai y nos hace una demostración de cómo se mueve. En esto Sara no tiene tanto éxito como con lo del arroz y no se mueve un ápice (la excusa del pañuelo y el par de capas de ropa no acaba de colar).



Senda nos explica el significado de los colores de las mantas. El negro es para los recién circuncidados, a unos cuatro meses; el azul para las mujeres; el rojo/naranja se utiliza como símbolo de la sangre, de manera que lo llevan los hombres, los cazadores; el morado es un color nuevo, sin significado más allá de la decoración. La bisutería de las mujeres también tiene un significado: el blanco lo llevan las mujeres que están listas para casarse; y cuando llevan varios colores significa que ya lo están. Todas llevan el pelo rapado debido a que transportan pesadas cargas sobre la espalda ayudándose con una tira que sujetan con la cabeza.



Los masai tienen permiso para vivir dentro de los parques porque sólo comen carne de animales domésticos. De todas formas no está permitida la entrada de nuevos masai en los parques. Cuando llegan a cierta edad los niños masai van de caza para demostrar su hombría, y lo que cazan son leones, en grupos de unos cinco. El gobiernos ha tratado de convencerles varias veces de que dejen de hacer esto pero es su tradición y siguen haciéndolo. Del león sólo toman la sangre y las vísceras, que hierven en agua para después bebérsela, con esto piensan que se hacen con la energía del animal. También se llevan las patas como demostración de ser cazadores.



Tienen su religión, son animistas, y su dios principal es el volcán. Le hacen sacrificios, de pequeños animales, para aplacarla cada vez que empieza a temblar. También tienen su propio idioma. En realidad, Bryson nos dijo uno de los primeros días que cada una de las ciento y pico tribus que viven en Tanzania tiene su propio idioma, que no se entienden entre ellos. Aunque todos hablan también swahili y es mismo que se habla en Kenya y algunos más países de la zona.



Senda nos dijo mientras andábamos por la aldea que la gente está encantada de que se les haga fotos, sobre todo los niños, porque ir al estudio es muy caro para ellos y ésta es la única manera que tienen de tener fotos suyas. Nos ha dado la dirección para que se las mandemos y su asociación se encargará de repartirlas.

Última comida de Simon. Ya no quedan muchas reservas, por suerte la carne acabó hace tiempo, no confiaba yo mucho en la nevera... y hoy sólo hay verduras y vegetales, así que yo me conformo con las patatas fritas que están muy buenas. Al terminar levantamos el campamento y montamos en el 4x4 dirección a Arusha.



En Arusha nos encontramos con la civilización en formato atasco. Bryson busca un camino alternativo para llegar a la oficina de Loth. Allí nos espera su hermano que nos pregunta por nuestro viaje, le decimos que ha sido fantástico y que sus empleados son geniales. Nos despedimos de Simon que se queda aquí, mientras que Bryson y el hermano de Loth nos acompañan al hotel, otra vez Le Jacaranda. Allí nos despedimos de Bryson y nos dan los detalles del autobús que tenemos mañana para Nairobi. Vendrán a buscarnos al hotel a las 7:30.

Nada más entrar en la habitación del hotel nos metemos en la ducha. ¡POR FIN! Cada vez que nos hemos ido lavando las manos el agua ha salido siempre negra... no nos paramos a mirar cómo sale el agua de la ducha, pero sólo de lavarnos el pelo debe estar... Ya limpios salimos a dar una vuelta por Arusha. Decidimos llegar a la torre del reloj, es lo único "visitable" de la ciudad. Una torre que marca la mitad del camino entre El Cairo y Ciudad del Cabo. El reloj que tiene cuatro caras (una por cada lado de la torre) está patrocinado por Coca-Cola. En el camino empieza a hablar un lugareño con nosotros. Nos dice que su hermano trabaja en Katanga (la agencia de viajes española que tiene oficina en Arusha) como traductor, que los españoles no saben hablar inglés. Después de un rato acaba diciéndonos que vayamos a su tienda, que se dedica a pintar, que mirar es gratis. Le decimos que mañana volvemos y que no nos queda dinero, pero insiste, que mirar es gratis. De acuerdo, miramos, no preguntamos y nos vamos. Volviendo al hotel se nos pega otro que no quiere hablar con nosotros, sólo vender. Lleva unas telas pintadas con imágenes de la sabana. Que no, que ya hemos comprado todo lo que queríamos comprar. Nos deja. Llega otro, pero éste sólo quiere hablar. Está estudiando en Arusha y quiere practicar con turistas, está preparándose para trabajar en algo relacionado con el turismo. Cuando llegamos cerca de nuestro hotel se despide de nosotros, realmente no quería vendernos nada, un tipo simpático, aunque demasiado risueño.

En el hotel conseguimos las tres monedas que hay en Tanzania cambiando un dólar en recepción. La de 50 chelines tiene una imagen de un hipopótamo con una cría, la de 100 tiene una gacela con una cría y la de 200 tiene un león, también, con una cría. Hemos perdido un poco, porque nos han dado 1.000 chelines cuando un dólar son 1.200, pero bueno, como recuerdo es lo que queríamos.

Recuperando las viejas costumbres volvemos a comer de nuestra comida, la otra lata de paté viajera y medio fuet que nos ha acompañado también todo el viaje. Y a dormir, mañana a las 7:30 llega el bus y a las siete empiezan a dar el desayuno. Por primera vez en todo el viaje, y por suerte, me despierto en mitad de la noche con ganas de ir al baño a orinar. Un detalle de mi vejiga no haber "molestado" en los campings, porque salir del saco y saludar a las hienas no me parece demasiado divertido.

11 comentarios:

BIRA dijo...

Jaac, me ha encantado!!
Sé que te lo he ido diciendo a lo largo de cada uno de los post de Tanzania que tan amablemente has compartido con todos nosotros, pero el trabajo que te has dado (aunque digas que lo escribes igualmente para ti, el compartirlo te honra), las fotos, que son fabulosas. Hasta el más mínimo detalle has dejado reflejado y leerte ha sido un poco viajar hasta allí.

Me consta que el que nosotros haremos (si el diablo no lo impide) en septiembre será diferente, pues lo ha organizado el Costillo (siempre lo hace y en eso no tengo ninguna pega, pues todos los viajes han sido geniales) y a él eso de dormir en saco... como que no le va. Sólo espero (y deseo!!) que sea la mitad de fabuloso de lo que he leído aquí.

He de felicitar también a Sara, pues las fotos de los niños me han robado el corazón. Son guapísimos!! Y las fotos están muy bien hechas. Es una buena retratista.

Esta parte humana del viaje, de verdad es la que me llama más la atención. Lo de ver animales es genial, aunque no sé si no me aburrirá un poco si tengo que esperar mucho tiempo a que aparezcan (la paciencia no se encuentra entre mis escasas virtudes), pero ver cómo viven, sus costumbres, sus tradiciones, su forma de llevar el día a día y verles sonreír creo que no se paga con dinero.

Deberíamos aprender mucho de estas personas que valoran lo que tienen (más bien poco, o nada) y dejar de quejarnos por chorradas (yo lo hago a menudo).

En fin, que tampoco quiero enrollarme demasiado... me ha encantado, de verdad. Os pongo un 10 por la organización, por las fotos (ahí pondría hasta un 15!!!!), por vuestra generosidad, por los relatos, por el detallismo minucioso, por todo!

Besos y buen finde!!

BIRA dijo...

Ah, se me olvidaba!!! Me alegra saber que la foto de la sala vacía del post anterior no es la escuela!!! Al fin y al cabo en la iglesia no hace falta mucho más, no?

Besos!!

JAAC dijo...

Nos abrumas :-)
Muchas gracias por todas esas buenas notas. Como ya sabes el diario cae siempre, lo más "complicado" es obligarte a escribirlo cuando estas allí cada día. Si no lo haces así es imposible acordarse de todo, pero si lo haces, el recuerdo queda para siempre (si no en tu cabeza, siempre se podrá leer). Ya sabes: HAY QUE APUNTARLO.

Seguro que vuestro viaje, aunque distinto porque nunca hay dos viajes iguales, será tan entretenido y enriquecedor como el nuestro o más. Lo de dormir o no en tienda no influye en el resultado final, que seguro que tendrás anécdotas de la cama, como nosotros de la tienda y del saco. No habrá lucha por la electricidad, pero la habrá por otra cosa, tenlo por seguro, somo asín ;-)

Respecto a lo de aprender de esas personas que son felices con lo que tienen... Pues sí, porque nosotros nos quejamos mucho de vicio como bien dices. Pero no, porque hay que intentar mejorar siempre. Los masai, por ejemplo, han quedado anclados en el pasado y si son felices es porque ni saben ni quieren saber las cosas nuevas que hay. Opino que hay que disfrutar de lo que se tiene, pero siempre tratando de conseguir más (y no digo dinero o comodidades, que también, sino mejoras en la calidad de vida).

Me ha parecido curioso que a todo el mundo le haya gustado más la parte "cultural" del viaje que la del safari propiamente. Estos países tienen turismo por sus animales y son muchos los turistas (yo mismo lo tenía pensado así) que ven los animales y se vuelven a sus casas. Dejan dinero allí (en el caso de que la organización no sea completamente de sus ciudades, que sólo pagarán las entradas de los parques y poco más) y no se juntan con la población. Recuerdo, de nuevo, que el mérito de esta parte es todo de Sara que sí que quería mezclarse con la población, además de con los animales en plan película El Rey León ;-)

Por cierto, que me voy a poner celoso, eh? con todas las fotos que he tirado por ahí y ahora resulta que las que triunfan son de Sara! jajaja

JAAC dijo...

¡Ah! y que el viaje no ha acabado, ¿eh? No se vayan todavía, aún hay más!

BIRA dijo...

Hay más!??? genial!!!

No te pongas celoso, que ya te he dicho muchas veces que tienes unas fotos que son una pasada. Quizás las de Sara (sin desmerecer su trabajo, ojo) han tenido tan buenas críticas por lo impresionante de los rostros. Perdóname la cursilada, pero se les ve "puros", tranquilos, felices.

Lo de mejorar y aspirar a más está muy bien, el problema es cuando tenemos todo y aún así no somos felices. Porque entonces muchas veces no se sabe dónde buscar. Esto es muy complejo para poner en un comentario, pero seguro que algún día caerá el tema como post (al tiempo!).

Lo del safari (fotográfico, por supuesto) es una pasada en sí mismo. Y yo creo que el haber comentado más sobre la parte cultural y humana es más porque creo que, aún las fotos siendo buenísimas, no dan una impresión de lo que tiene que estar allí, con toda esa inmensidad ante tus ojos. Creo que eso sólo puede apreciarse viviéndolo. Sin embargo, las historias personales, su forma de vida, ha quedado perfectamente reflejada y aunque no se pase uno por allí (que esperamos hacerlo) la idea que nos formamos es, no sé cómo decirlo, como más acercada a la realidad. Aunque reconozco que tiene que ser un mundo aparte.

En fin, Jaac, que me enrollo como las persianas. Ahora que sé que hay continuación... espero ansiosa. Claro que seguro tocará esperar hasta el lunes, me temo. En fin, tendré paciencia por una vez en la vida.

Besos y que paseis un genial fin de semana!

Fabio dijo...

Vaya experiencias... enriquecedoras y en verdad que las transfieras y compartas, es muy generoso de tu parte...
Me quedé al comienzo del post, como muy enfan gado con el tema de la mierda... lavar platos con mierda, quemar mierda, y justo leía el post en ayunas jejejeje
Bromilla aparte, buen material amigo, gracias por compartirlo, y dejarnos absorver un pelín de conocimientos, y aprender de alguna manera a incorporar, sociedades y culturas diferentes...
un abrazo
;)

JAAC dijo...

Bira, ahí te doy la razón. Es imposible mostrar con las fotos lo que es estar en los parques con los animales. Las fotos sólo dan la idea de la proximidad de los animales, pero no cómo se vive la experiencia.

Fabio, siento que estuvieras en ayunas... pero casi mejor que leerlo justo después de desayunar, no? Costumbres curiosas las de esta tribu, pero sí, su vida gira en torno a las vacas, sus vacas (todas las de la raza autóctona, porque para ellos, como ya dije, todas las vacas de esa raza son suyas).

Masmi dijo...

Muy interesantes las costumbres de los masai, como se organizan socialmente y como todo gira alrededor de las vacas.
Menudo mercadillo os organizaron en un momento! Me ha gustado mucho que les parece que se les haga fotos, porque se las mandas y asi tienen fotos suyas, que para ellos es muy dificil. Ya te comenté que a mi me daría corte hacerles foto, pero viendo que es de utilidad para ellos, ya es otra cosa.
Los guías que habeis tenido han sido buenisimos, da gusto ir con gente así.

JAAC dijo...

Los masai son una tribu muy curiosa. Hospitalaria y feliz, aunque no piensen lo mismo el resto de tribus, por aquello de las vacas.

Nos dijo el guía que necesitan oler a vaca constantemente. Es su seguridad. De hecho, la mierda de vaca - obviamente - no se considera sucia para nada. Dentro del corral de las vacas había varios hombres sentados o tumbados entre las mierdas sin ningún problema.

Tienes toda la razón: hemos tenido unos guías fantásticos. Sobre todo Bryson porque nos ha llevado por tres parques conociéndolos perfectamente; Senda conocía la aldea, había nacido allí, había crecido allí y seguía viviendo allí, la gente le saludaba por la calle. Y también un muy buen cocinero ;-)

Respecto a lo de las fotos nos pasó lo mismo que a ti. Cuando nos dijo que les "hacíamos un favor" se nos quitó el respeto a hacerlas. Todavía no las tenemos en papel, pero las mandaremos.

Zhenhong Bao dijo...

nike air huarache
ralph lauren outlet
ray-ban sunglasses
chaussure louboutin
celine outlet online
louis vuitton handbags
chrome hearts outlet
burberry outlet online
true religion jeans
mulberry outlet
jordan pas cher
mbt shoes
louis vuitton outlet online
longchamp outlet
dior outlet
ray ban sunglasses
mulberry handbags
burberry outlet
ferragamo shoes
fitflops sale clearance
rolex watches for sale
lebron shoes
cheap jordan shoes
louis vuitton outlet
cheap mlb jerseys
louis vuitton handbags
tiffany and co
coach outlet online
michael kors outlet uk
true religion outlet
cheap nfl jerseys
chrome hearts outlet online
cheap oakley sunglasses
tiffany jewelry
ray ban sunglasses
20160507zhenhong

raybanoutlet001 dijo...

michael kors uk
ray bans
bills jerseys
coach outlet
true religion jeans
cheap jordans
michael kors outlet
ray bans
oakley sunglasses
longchamp outlet