Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Oriente Próximo (III)

Lunes 10/11/2008 (I)

Hemos pasado calor en el saco al final, pero hemos dormido diez horas como diez castillos. A pesar de que esta noche volveremos a dormir en el mismo hotel tengo la costumbre de dejar las mochilas siempre cerradas y recogidas antes de salir. Después de eso salimos a desayunar, son las 5:45 a ver si es verdad que podremos hacerlo. De todas formas llevamos el chocolate en la mochila porque el día de hoy será duro. Casi todo el mundo piensa que Petra es el tesoro y poco más, pero esto es gigantesco, desde la entrada hasta el monasterio según la guía hay un camino de unas dos horas y medias. Sólo el Siq, el desfiladero que sirve casi de entrada, tiene 1,2 kilómetros de longitud.

El desayuno no es gran cosa, pero ya hemos comido un poco. Estamos en la última, muy última, planta del hotel y la posibilidad de volver a subir los mil tramos de escalera está descartada y bajamos con todo para salir directos.

La taquilla está abierta a las 6:00 como dijeron. Sara vuelve a intentar el descuento con el carné de estudiante pero nada. Eso sí, no hay NADIE comprando entradas. Pensábamos que habría cola ya a esta hora. Cuando vamos a entrar al recinto encontramos que no hay nadie en la puerta, ni controlando, ni mirando las entradas, ni nada,... y la puerta está totalmente abierto. Entramos del tirón.

Es impresionante. No hay palabras. Según entras vas viendo un montón de tumbas que parecen imposibles para tener 2000 años de antigüedad.


Después llegas al Siq, el cañón y... ¡GUAU! En los 1,2 km de distancia se va abriendo y cerrando hasta tener una anchura de 3 metros. Por arriba hay zonas en las que prácticamente se tocan las paredes. Paredes con 200 metros de altura. Su origen es tectónico y no está provocado por la erosión de un río. De hecho, los nabateos construyeron una presa en el año 50 d.C. para que el agua del Wadi Musa (Wadi es "río") no lo inundara.


Para llevar el agua hasta el centro de la ciudad se tallaron canales en las paredes que siguen siendo visibles en muchas zonas.




Al final, después de varios giros que te hacen pensar que está ahí detrás, tras la última curva se empieza a ver parte del tesoro (Al-Khazneh). Su fecha de construcción se estima entre 100 y 200 d.C. y es una de las nuevas siete maravillas del mundo por derecho propio. FANTÁSTICO. Además a estas horas, hemos recorrido el Siq totalmente solos y en silencio y aquí tampoco hay nadie más. Podemos disfrutarlo en soledad.


El nombre de tesoro proviene de una leyenda que cuenta que un faraón egipcio escondió uno aquí, en la urna (la urna tiene 3,5 metros de altura, para hacerse una idea del tamaño total) que corona la fachada. La urna tiene marcas de disparos de rifles de los que intentaron abrirla para hacerse con él.


El interior, como el del resto de construcciones de Petra no es más que un cubo hueco en la montaña.


Después de un rato admirándolo salimos a la calla de las fachadas con más tumbas. Una de ellas muestra claramente cómo ha ido subiendo el nivel de suelo en los últimos dos milenios. Su puerta está prácticamente cubierta.


Siguiendo la calle principal se llega al teatro. Originalmente nabateo (que no romano) fue modificado posteriormente por los romanos llegando a tener capacidad para 8.000 personas. A ras de suelo no parece gran cosa.

A partir de aquí se abren muchas posibilidades. Nos decantamos por la visita a las tumbas reales. Son seis tumbas: la tumba de Uneishu, la tumba de la Urna (espectacular), la tumba de la seda (que está muy erosionada pero la piedra tiene unas vetas de colores rosas, blancas y amarillas asombrosas), la tumba corintia (que es una mezcla de estilos y que recibe el nombre del hecho de que sus capiteles son de ese estilo), la tumba de palacio (ésta se hizo a conciencia, tanto que tuvieron que construir la esquina superior izquierda porque la montaña no llegaba hasta allí) y la tumba de Sexto Florentino.


Esta última no la vemos porque poco después de pasar la de palacio encontramos unas escaleras que llevan a una cisterna romana y a una vista desde arriba del tesoro. Algo que está totalmente recomendado en todas las guías. La subida es bastante dura con tramos en los que las escaleras nabateas se han convertido en rampas con poco agarre. Una vez que llegas a la cisterna, que no es más que unos agujeros en el suelo cerca de una construcción, hay que bajar unos escalones a la izquierda y seguir un camino que está marcado con piedras (hay montañitas de piedras colocados por los turistas indicando el camino a seguir y los puntos con mejores vistas). Poco a poco se va descubriendo el tesoro, la sensación es casi como la primera vez en el Siq hasta verlo entero.


Por el camino las vistas del teatro le dan otra dimensión y sí que parece gran cosa.


Desde aquí es todavía más impresionante porque se ve perfectamente que está tallado en la roca de la montaña. Hay un pequeño camino a la derecha que lleva hasta una plataforma que te deja justo delante. La subida no ha sido fácil pero merece la pena totalmente. Como abajo (que ya está lleno de gente a estas horas) aquí arriba no hay casi nadie, en la plataforma estamos nosotros y un americano nada más. Los grupos no llegan hasta aquí.


Nos quedaríamos allí mirando y admirando un buen rato, de hecho lo hacemos y, al volver, bajamos por otro sitio que nos debía llevar a la tumba de la urna. Pero los escaleras acaban de mala manera y tenemos que volver a subir para bajar por donde habíamos subido antes. Cuando llegamos abajo buscamos la tumba que nos falta, Sexto Florentino. Hay que bajar más, a la derecha de las escaleras y allí la encontramos.



PD: Las entradas, si la hago de días completas se vuelven kilométricas y me llevan muchísimo tiempo... así que ésta, al menos, la dividiré en dos partes. Si el fin de semana adelanto bastante, y la gente prefiere entradas largas pero completas, la semana que viene volveré al "viejo" estilo.

12 comentarios:

Masmi dijo...

Andando por el desfiladero no os acordabais de Indiana Jones? :-)
Y que maravilla llegar al final y contemplar esa preciosidad. Y solo para vosotros en silencio!!

JAAC dijo...

Andando por el desfiladero no recuerdas nada, ni siquiera cerrar la boca!! jajaja Todo el rato con la boca abierta como un tonto :-)

El tesoro es espectacular y sin nadie "molestando". Y la vista desde arriba en la que se nota perfectamente cómo está excavada en la montaña es todavía más grandiosa. El trabajo que debió representar hacer eso hace casi dos milenios!

JAAC dijo...

Por cierto, como pasó con el diario de Tanzania hay más fotos en Picasa que no estoy poniendo en el blog. Si no esto sí que se haría interminable.

Los vídeos tampoco sé si los colgaré todo porque el móvil tampoco da mucha calidad... pero algunos merecen cierta popularidad :-)

anselmo dijo...

Madre mía, que impresionante...
Es cierto uno no puede evitar acordarse de Indi.
Eso de ir en silencio está genial...pero lo de solos da un poco de yuyu...¿había medidas de seguridad para evitar que os asaltaran bandidos o algo?

JAAC dijo...

Anselmo, la medida de seguridad es que no hay bandidos!! jajaja. Que se nos va mucho la cabeza a Ïndi y empezamos a ver ejércitos nazis disparando desde la parte de arriba del desfiladero :-)

Por cierto, es posible que no se te vaya al a cabeza a Indi. A Sara no se le fue en ningún momento, no ha visto la película! :-O

Y lo del silencio créeme que le da un plus a la visita. Cuando lo vimos desde arriba ya estaba lleno de grupos de turistas metiendo ruido y dando por saco, eso sí, nosotros estábamos casi 200 metros por encima de ellos y molestaban menos.

conxa dijo...

Es impresionante TODO !!!! ayer ya me quede boquiabierta mientras te leía, pero hoy ya, es una verdadera maravilla.
Voy a darme otra vuelta por tu picasa. No me canso de verlas.

Iba a comentar sobre el video, pero ya he leido que continuas con tu movil no???

JAAC dijo...

Lo es Conxa, pero para vuestra "tranquilidad" os diré que cuando vimos Petra el primer día pensamos que nos habías equivocado al visitar Petra lo primero, que a partir de ese momento todo lo que viéramos en el resto del viaje nos parecería poco... Pero al día siguiente se demostró que no, y al siguiente, y al siguiente,... cada día vimos cosas más y más chulas, y fíjate por dónde empezamos (aunque el día de antes los mosaicos, paisajes y castillos nos dejaron ya a cuadros).

Sí, a ver si antes del próximo viaje tenemos tiempo de cambiar de cámara. Habrá que darse prisa que el tiempo se acaba ;-)

conxa dijo...

voy a ignorar tu última frase que no me quiero deprimir !!!!

BIRA dijo...

Impresionante, Jaac, qué lugar tan especial, tan mágico. Y desde luego, como dices, para ir paseando en silencio y captando cada detalle.

A mí no me importa que las entradas sean kilométricas, así que la decisión la dejo a tu gusto. Eso sí, seguiré leyéndolas lo hagas como lo hagas.

Gracias por compartirlo!

JAAC dijo...

Bira gracias a vosotros por leerlo.

Esta vez no he tenido tiempo de pasar bien las fotos para que se vieran los datos EXIF de la cámara (sé que es chino, pero es aquello que te dije para que el Costillo viera los detalles ;-)), pero espero poder hacerlo en breve.

Acepto cualquier tipo de publicidad que hagáis de mi blog, es más, no sólo la acepto sino que la agradezco... ya sabéis que mi ilusión es dedicarme a no trabajar ;-)

Estatekietecita dijo...

Impresionante: la verdad es que dan ganas de viajar continuamente, admirando todas esas maravillas. Y mira por dónde, no pensé que Oriente Medio tenía tanto que mostrame... Habrá que pensarlo entonces... Echaré un vistazo a tu album de Picasa.

JAAC dijo...

Estetekietecita, Oriente Próximo (lo he corregido mirando la wikipedia, la denominación Oriente Medio se refiere a los países que están más allá, Irán, Afganistán, etc.) es, junto con Oriente Medio la cuna de la civilización. Esa Mesopotámia, esos Asirios, ... son el origen y, a pesar de que han destruido mucho, sigue habiendo muchas maravillas que descubrir.