Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

miércoles, 12 de enero de 2011

Yo he visto cosas…

… que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad, cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.

Ésta es, según la wikipedia, la traducción del monólogo de Roy Batty antes de morir, en Blade Runner. La película está basada en un novela de Philip K. Dick ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

Si bien es una de las frases más célebres del cine, supongo que es un poco friki.

Lo interesante, descubierto también a raíz de la wikipedia, es que el monólogo tiene ciertas similitudes con un poema escrito por Arthur Rimbaud.

Arthur Rimbaud fue un poeta francés de la segunda mitad del siglo XIX. Tras una vida cuanto menos disoluta abandonó la literatura a los 20 años, con lo que sólo escribió durante cinco, fue tan precoz como para comenzar con 15. Los motivos que le llevaron a abandonar son, según algunos que había decidido abandonar esa vida y buscar estabilidad, mientras que otros afirman que buscaba hacerse rico para después volver a las letras sin penurias económicas.

El poema en cuestión es El barco ebrio:

¡He visto varias veces lo que ver cree el hombre!

He visto cosas que vosotros no creeríais.

¡He visto siderales archipiélagos, islas
Cuyo cielo en delirio se abre al bogavante!

Atacar naves en llamas más allá de Orión

Sé de cielos que rompen en rayos, y de trombas,
Resacas y corrientes; sé también del ocaso,

He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser.

¡Cierto: mucho he llorado! El alba es dolorosa.
Toda luna es terrible, y todo sol, amargo.

Todos esos momentos, se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.

¡Que mi quilla reviente! ¡Que me hunda en la mar!

Es hora de morir.

El poema completo en español (versión de José Luis Rivas), son sólo 100 versos y merece la pena el rato que se tarda en leer. Para los que controlen el francés, aquí el original.

No hay comentarios: