Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

lunes, 7 de abril de 2008

Alimentos transgénicos

Los alimentos transgénicos son todos aquellos que contienen ingredientes o que fueron producidos a partir de un Organismo modificado genéticamente (se les han insertados genes extraños de bacterias, plantas o animales). Provienen en su mayor parte de plantas transgénicas como el maíz o la soja. Por ejemplo, el maíz transgénico que México importa de Estados Unidos tiene genes de bacteria que le permiten producir una sustancia insecticida.

La existencia de estos alimentos ha generado una gran polémica. Los agricultores que los cultivan agradecen su resistencia a las plagas, las condiciones meteorológicas adversas, su rápido crecimiento,... Los grupos que están en contra critican a los por científicos saltarse la selección natural y la evolución (al intercambiar genes entre especies que normalmente no se cruzan); la imposibilidad de vuelta atrás una vez que las plantas son cultivadas e interaccionan con el medio ambiente; y el desconocimiento de los efectos a largo plazo que estos cultivos producirán sobre los ecosistemas y la salud humana.

La falta de una legislación adecuada para regular el cultivo, el uso, y la comercialización de estos organismos provoca que haya una gran diversidad entre los países al respecto. Algunos como Japón, Austria y algunos de la Unión Europea prohíben la importación, el cultivo, el uso... por completo. Otros como EEUU, Argentina, Canada, etc. sí que permiten su cultivo.

La diferencia fundamental con las técnicas tradicionales de mejora genética es que permiten franquear las barreras entre especies para crear seres vivos que no existían en la naturaleza. Se trata de un experimento a gran escala basado en un modelo científico que está en entredicho.

Según los grupos contrarios a estos cultivos, algunos de los peligros de sus peligros para el medio ambiente y la agricultura son el incremento del uso de tóxicos en la agricultura, la contaminación genética, la contaminación del suelo, la pérdida de biodiversidad, el desarrollo de resistencias en insectos y malas hierbas o los efectos no deseados en otros organismos. Los efectos sobre los ecosistemas son irreversibles e imprevisibles. La ciencia se defiende diciendo que en 20 años de cultivos transgénicos no se han detectado nuevas enfermedades ni problemas, y que, debido a su novedad los alimentos transgénicos tienen que pasar más controles de calidad que los tradicionales, siendo su uso, de esta manera, más seguro.

Más información:

3 comentarios:

Masmi dijo...

A mi me da un poco de miedito.
Y sobre todo, la eliminación de la biodiversidad. Al final solo se producen unas cuantas especies porque son las que generan mas rentabilidad y las otras desaparecen.

conxa dijo...

Pues a mi me asusta del todo.
Por supuesto como socio de greenpeace me opongo.
Y como dice masmi, el planteamiento esta enfocado a la mayor rentabilidad, como casi todo en está época que nos ha tocado vivir.

JAAC dijo...

La verdad es que todo avance da miedo. También hay gran cantidad de voces en contra de las operaciones oculares con láser. No se conocen sus efectos a largo plazo (como con los cultivos) y hay bastantes críticas. Sin embargo, toda la gente que yo conozco que se ha operado está encantada...
No quiero decir con esto que los transgénicos sean buenos, pero sí que el ser humano tiene (no sé si últimamente o es una característica intrínseca) cierta tendencia a desconfiar de las novedades. Y, el problema es que conocer los efectos a largo plazo de estos temas obliga a que alguien los tiene que probar durante muchos años... la pescadilla que se muerde la cola.