Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

martes, 25 de marzo de 2008

Alentejo

Se acabó el viaje de semana santa y las vacaciones (alargadas hasta el martes). Después de que Orange Travel me diera la bienvenida a Alemania el miércoles por la mañana (todavía me estoy preguntando dónde estaba el aeropuerto al que llegué el domingo por la tarde...), me volvió a dar la bienvenida, esta vez a Portugal, el jueves (Portugal lo tienen mejor controlado).

El destino del viaje fue la zona de Alentejo en Portugal, con inicio de viaje y sueño en Évora, patrimonio de la Unesco (sí, donde está la capilla de los huesos). También estuvimos en Monsaraz, Arraiolos, Evoramonte y Estremoz. Pueblos preciosos medievales, con sus murallas y sus castillos (algunos reales y otros más de demostración de poder que bélicos).

En Évora, parte de la artesanía típica estaba hecha con corcho: desde posavasos hasta paraguas de corcho, pasando por mochilas, bolsos, monederos, ... de todo y todo en corcho. La comida de la zona es muy buena, aunque si no te gusta mucho el ajo puede que no acabes de disfrutarla, lo usan mucho, el ajo y el vino tinto. Otra delicia gastronómica son sus quesos, los tienen con un sabor y una textura como la torta del casar y otros, que manteniendo el mismo sabor, son más duros y se cortan en lugar de untarse.

A la vuelta paramos en Mérida, Emerita Augusta capital de la Lusitania romana, donde vimos el museo romano, el teatro y el anfiteatro y varias casas romanas, también nos dio tiempo de ver la alcazaba (romana en el origen, pero árabe en definitiva). Es espectacular la cantidad de restos romanos que hay en esa ciudad, calzadas incluidas. Desde allí partía la Ruta de la Plata hasta llegar a Astorga (mapa). Por un momento pensamos en hacer noche en carretera y acercarnos también a Trujillo, pero como los lunes suelen estar cerrados todos los museos y esas cosas decidimos dejarlo para otra vez.

Como anécdota: el GPS de la blackberry nos resultó la mar de útil en un par de ocasiones, aunque no tenía muy claro dónde estaba Évora realmente, pero al menos sabía en qué carretera estaba y cómo salir de los pueblos en la dirección correcta.

Algún día prometo ponerme al día con las fotos y colgar todas las que están pendientes (Alemania, Rusia, Palermo, Girona, Alentejo y Mérida).

5 comentarios:

Masmi dijo...

Yo también me reincorporo hoy al trabajo.
Un viaj chulo, chulo.
Merida es una pasada, levantas una piedra y salen restos romanos. Debió ser una pasada de ciudad en aquella época (y con Rusell Crowe por ahi dando vueltas, jajaja).
No conozco esa parte de Portugal, pero si tiene buen queso y vino debe estar muuu bien!

conxa dijo...

A eso se le llama sacar partido a una semana santa. Yo tampoco conozco esa parte de Portugal, Merida y Trujillo sí.

Pues nada, otra que se reincorpora al curro hoy.
Menos mal que el próximo lunes también es fiesta aquí.

JAAC dijo...

Mérida es bastante impresionante, pero hay que reconocer que en cuanto sales de la zona romana (teatro, anfiteatro, casas, museo...) la ciudad es bastante fea (sin ánimo de ofender a los emeritenses).
La zona de Alentejo (la verdad es que suena mucho mejor poniendo un artículo: El Alentejo, pero en la web de Portugal no está, así que...) es muy bonita de ver con los pueblos que mantienen la zona medieval en perfecto estado, los castelos, la comida (aunque comen mucho, eh?), merece la pena.
Respecto a la comida una curiosidad (no es estrictamente de la zona sino de todo Portugal): cuando llegas a un restaurante y te sientas te ponen uno o varios (nos llegaron a poner cinco en un sitio) de entrantes de la casa, si los comes los pagas, pero si no los tocas no se cobran... hay que tenerlo en cuenta. En el sitio que nos pusieron cinco estuvimos a punto de no pedir nada más porque tenían todos muy buena pinta, pedimos y no pudimos con el "segundo".

Estatekietecita dijo...

Lástima que no pudieras pasar por Trujillo! Bueno, eso merecerá una escapada nueva por Extremadura, una tierra maravillosa. Y si pasas por la ciudad de Trujillo, come en el mesón La Troya. Altamente recomendable, aunque te dejará elevadas dosis de colesterol en las venas. Aunque por un día... a disfrutar de la gastronomía trujillana!

JAAC dijo...

Estuvimos mirando el mapa de España y Portugal de Anaya/Touring Club comprobando las ciudades marcadas como de máximo interés turístico y he prometido ver todas las que nos faltan antes de que acabe este año (tampoco son muchas) y Trujillo es una de ellas.
Tomo nota del restaurante y no hay problema por el colesterol, lo tengo bajo.