Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

jueves, 27 de marzo de 2008

Funeral

Hasta finales del siglo I, el funeral se celebraba por la noche, a la luz de las antorchas, puesto que la muerte era un hecho desgraciado contaminante. A partir de esa fecha, comienzan a realizarse durante el día, excepto los de los niños, suicidas e indigentes.

El transporte del difunto a la pira funeraria o a la tumba se realizaba colocando su cuerpo en una caja de madera abierta que, instalada sobre una parihuela en forma de camilla, era portada sobre los hombros de los familiares más próximos. Detrás marchaba el cortejo fúnebre que lo constituían el resto de la familia y los amigos a los que acompañaban, si económicamente se lo podían permitir, músicos -trompetistas y flautistas- y mujeres plañideras - que expresaban dolor ya fuera llorando, ya golpeándose el pecho o acompañando con sus cantos el sonido de los músicos.

La humatio era el rito esencial de todos los funerales. Consistía en echar tierra sobre el cuerpo del difunto o sobre parte de él, según se tratara de una ceremonia de inhumación o de incineración. La tumba se consagraba con el sacrificio de una cerda y, una vez construida, se llamaba tres veces al alma del difunto para que entrara en la morada que se le había preparado.

Durante la ceremonia del funeral se realizaban actos para purificar todo aquello que hubiera estado en contacto con el cadáver. Antes de la sepultura se purificaba la casa del difunto barriéndola, después, utilizando agua y fuego se limpiaba a las personas que habían asistido al funeral.

El rito funerario más habitual era la incineración hasta el siglo III, en que empezó a ser sustituido, como en el resto del imperio, por la inhumación. La única excepción la constituyen los enterramientos infantiles que, con carácter general, se inhuman.

Nuestro actual R.I.P.: Resquiescat in Pacem: Que en paz descanse, era su S.T.T.L.: Sib Tibi Terra Levis, Que la tierra te sea ligera.

Fuente: Área funeraria de los columbarios, Mérida. (arqueotur.org)

5 comentarios:

conxa dijo...

Curiosa información, me ha llamdo la atención de modo especial, el sacrificio de la cerda, supongo que no para todo el mundo sería factible o podría permitirse ese esfuerzo...
Lo de purificar la casa,se ha mantenido hasta hace muy poco y quiza en algun sitio todavía lo mantengan.Yo recuerdo que se desinfectaba y pintaba la habitación del fallecido, y de eso no hace tanto.

Masmi dijo...

Curioso, curioso.
Hasta hace poco tambien, a los suicidas no se les enterraba en tierra sagrada.
Tienes que escribir un dia sobre los ritos funerarios de los egipcios.

JAAC dijo...

Hombre lo de los ritos funerarios egipcios es un poco complicado, más que nada porque más de tres milenios de historia dan para unos cuantos cambios en las costumbres... Pero algo miraré.
¿Habéis pensado alguna vez en las cantidad de posibilidades que tienes de estar en la cama donde ha muerto alguien cuando vas a un hospital? Más aún, la cantidad de pintura que haría falta para pintar todas las habitaciones en las que muere alguien...

conxa dijo...

Mas vale no pensar en lo de la cama dle hospital jajajjaja

kkk dijo...

pandora outlet
sac longchamp pas cher
pandora jewelry
birkenstocks
giuseppe zanotti sneakers
christian louboutin sale
coach outlet
mulberry bags
nike air max
michael kors outlet online
LAN2017726