Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

jueves, 25 de febrero de 2010

Veritas

Ya ha caído la tercera parte del "tratado histórico" de Rita Monaldi y Francesco Sorti. Después de Imprimatur y Secretum nos volvemos a encontrar con el abate Atto Melani.

Esta tercera entrega se desarrolla en 1.711, diez años después de la segunda, y, a diferencia de las anteriores, los hechos tienen lugar en Viena, capital del Sacro Imperio Romano. Se cambia el teatro de operaciones, pero continúan las intrigas: Europa está en guerra por la sucesión española. Francia y el Imperio son las grandes potencias en liza, mientras que el resto de naciones quieren la derrota de ambos porque una victoria transformaría en invencible al ganador.

Además de los seguidores del rey Sol y los del emperador José I, también aparecen (esta vez como actores principales) los seguidores del imperio Otomano.

El "chico" (que ya ha llegado casi a los cincuenta años) sufre la época de escasez en Roma y comienza a trabajar de limpiachimeneas. El abate le dejó, después de su última aventura, sin la recompensa prometida, pero en lo peor de la crisis reciben una carta de un abogado que les informa de que le han concedido un trabajo en Viena, con casa y terrenos. Para allá parte con Cloridia y su hijo pequeño, a descubrir que el trabajo prometido es de limpiachimeneas en la capital cesárea. La llegada de una delegación del sultán, la aparición del abate y una extraña enfermedad que afecta al emperador darán comienzo a las intrigas habituales que explicarán la configuración del mundo en los siguientes siglos.

Como en los anteriores todos los personajes parecen estar basados en seres de carne y hueso y las situaciones también tienen visos de realidad. Pero, como en los otros, parece sorprendente que los autores hayan sido capaces de encontrar estos elementos para explicar el mundo de hoy en día.

En cualquier caso una interesante novela. Este año lo he empezado muy flojo en lectura y he necesitado casi dos meses para acabar el primer libro.