Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Jubilar

Cada 25 años la Iglesia Católica ofrece la posibilidad del perdón completo a los pecadores. Desde que el Papa Bonifacio VIII declarara año Santo el año 1.300, aunque dos primeros años no se cumplió a rajatabla la frecuencia, sigue celebrándose.

Tras la primera celebración fue necesario esperar hasta 1.350 para la segunda edición, la tercera se adelantó a 1.390 por causa de la peste que asolaba Europa. En ese 1.390 se cambió la periodicidad a 33 años para conmemorar la edad de Jesucristo. Dicho cambio provocó que en 1.400 Roma se viera llena de peregrinos y fuera necesario conceder una indulgencia plenaria, no había internet y la gente no se había enterado del cambio de fechas. La cuarta edición, con la nueva diferencia de 33 años, fue en 1.423. Tras esa celebración se recuperó la periodicidad original y las siguientes celebraciones, a partir de 1.450, se ha mantenido.

Sólo en 1.800 y en 1.850 ha dejado de celebrarse desde aquél entonces. En ambos casos por motivo de la inestabilidad política, la Revolución Francesa de 1.800, y las europeas de 1.848.

El origen de la celebración es judío, cada 50 años (contar siete veces siete semanas, capítulo XXV del Levítico) se celebraba un año sabático en el que se descansaba y se liberaba a los presos. La palabra jubileo proviene del hebreo jobel, el cuerno de macho cabrío que se utilizaba como instrumento sonoro para avisar de la llegada del año del jubileo.

En el mundo se celebran varios años jubilares:
  • El Año Santo Jacobeo o Compostelano, Santiago de Compostela
  • El Año Santo Lebaniego, Santo Toribio de Liebana (Cantabria)
  • Caravaca de la Cruz, la cofradía de la Vera Cruz, Murcia
  • Roma
  • Jerusalén
Tres de ellos en España, aunque cada uno con su periodicidad. El Compostelano se celebra cuando la festividad del apóstol es domingo.

En todas las ciudades santas en las que se celebra este tipo de año durante todo el periodo permanece abierta la Puerta Santa, de cada una de los templos, permanece abierta. Pero no basta con atravesar la puerta para conseguir el perdón.

6 comentarios:

Masmi dijo...

El año que viene vuelve a ser año santo compostelano.
Yo conseguí la indulgencia el 93, pero creo que necesitaría otra vez que me la dieran, jajaja

anselmo dijo...

Lo siento. Lo mío ya no tiene redención

conxa dijo...

lo del año santo.....no le veo un sentido, ni aun poniendome en la piel de un creyente. Pero en fin, el mundo esta lleno de cosas incongruentes.

JAAC dijo...

Masmi, yo en el 2.000 hice el jubileo en Roma y en Santiago... pero no me lo gané en ninguno de los dos sitios. Con llegar a la catedral y cruzar la puerta del perdón no vale, eh?

En Santiago hay que rezar una oración y confesarse, además de que se recomienda oír la Santa Misa. Y en Roma algo parecido y creo que también hay que visitar otras cuantas iglesias de la ciudad.

¿Seguro que conseguiste la indulgencia? ;-)

JAAC dijo...

Hombre Anselmo, bienvenido de nuevo. Qué necesidad hay de redención si ni siquiera estamos medio convencidos de que haya alguien después que compruebe si nos hemos redimido, no?

JAAC dijo...

Es una costumbre muy antigua que se ha mantenido, Conxa. En la actualidad es más turismo y hacer negocio en esos años que otra cosa, pero imagina en 1.350 que la gente era mucho más religiosa (a la fuerza ahorcan) y que las guerras y las catástrofes (peste incluida) estaban a la orden del día. Todo el mundo podía morir de un día para otro y conseguir todo el perdón por un viaje (porque se incluía la peregrinación) era muy apetecible. Además de que los peregrinos estaban muy bien vistos, y eso que se les daba de todo, no como ahora que se les ve bien por el dinero que van dejando.