Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Nombrando a los viajeros del espacio

La Guerra Fría, hoy en día más fría aún, ha dejado muchos de sus resquicios en las expresiones populares. La caída del Muro de Berlín no solo produjo la reunificación de las Dos Alemanias, también produjo que la gente de ambas partes supiera de los modos de vida de aquella otra zona del planeta que tenía prohibida.

De esta manera peculiar nos enteramos de que la "Montaña Rusa", en Rusia era la "Montaña Americana", debe ser porque a ambos les hacia vomitar simplemente el nombre del otro.

Los soviéticos supieron de la existencia de la ensaladilla rusa, aunque ellos hasta ese momento, no tuvieran conocimiento alguno de que la invención de ese rico plato se les atribuía íntegramente.

El muro no solo dividía una ciudad ya de por si castigada, dividía el mundo entero. La parte occidental (capitalista) era llamanda "El primer mundo", la parte oriental (comunista) "El segundo mundo" y la parte sur (pobre) "El tercer mundo".

Pero las divisiones no quedaban ahí, y cuando los gobiernos echaron la vista al cielo también quisieron dejar patente a los de fuera (estuvieran viéndonos o no) que en el mundo había una división. Así los viajeros estelares del lado occidental son llamados astronautas mientras que si eras un explorador de hoz y martillo eras un cosmonauta. Todo era válido para decir que el lado de cada uno, fuere el que fuere, era el mejor.

El muro cayó, y con él esa rivalidad, ese pique entre pandillas mundiales que simbolizó toda una época: La Guerra Fría. Sin embargo, siguen entre nosotros estos pequeños guiños lingüísticos fruto de una distinción pasada. Distinción cuyo testigo han recogido nuevas potencias emergentes que, imitando errores históricos, quieren hacerse significar. De este modo en 1998 el astronauta-cosmonauta chino Yang Liwei anunció que si eres un Odiseo del espacio chino eres un taikonauta. Demasiados vocablos distintos para separar en una profesión que, con más motivo, debía unirnos a todos.

Entrada escrita por Willy.

3 comentarios:

Álvaro dijo...

Buenas:

Muy interesante la entrada. Es curioso que tanto occidentales como soviéticos usaran palabras derivadas del latín como "cosmonauta" y "astronauta" cuando ni el ruso ni el inglés son lenguas romances, aunque sí están muy influidas por ellas, particularmente por el francés en el caso del inglés. Sin embargo, los chinos adoptan el término "taikonauta" que por lo que acabo de investigar brevemente viene del chino "tàikōng" que siginifica "espacio" y del latín "nauta", terminación que comparte con los otros dos términos. Así que aprovechando la entrada, parece que han hecho una ensaladilla rusa de chino y latín para traer al mundo dicha palabra.

Para terminar con la guerra fría, una frase de Robert McNamara, secretario de defensa en la época de Kennedy y los primeros años de Lyndon Johnson: "Cold war? God, it was a hotter than hell war!" (¿Guerra fría? ¡Era una guerra más caliente que el infierno!).

Saludos

JAAC dijo...

Inteligente comentario Álvaro. Por mucho que las lenguas muertes estén muertas, su influencia en el léxico actual es abrumador. Y que el idioma en el que aparezcan provenga o no de dicha lengua ya ves que no importa. Casi todas las palabras científicas tienen allí su origen, hasta los chinos tiran de latín y de griego :-O

Tengo la misma sorpresa que el señor McNamara: ninguna guerra me parece que se pueda considerar fría :-O

LCc 03 dijo...

yeezy boost
ralph lauren polo shirts
jordans for cheap
chrome hearts outlet
adidas stan smith
nike air huarache
jordan shoes on sale
adidas superstar
http://www.cheapbasketballshoes.us.com
true religion jeans