Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

viernes, 28 de mayo de 2010

Los refugios de piedra

Los-refugios-de-piedra-i0n281161La quinta y última entrega, por ahora, de la saga de Los Hijos de la Tierra. Jean M. Auel nos vuelve a llevar a la Prehistoria de la mano de sus personajes. Escrito en 2002, se espera para este año el sexto de la serie.

En El Clan del Oso Cavernario nos presentó a Ayla. La niña pequeña que perdía a todo su pueblo en un terremoto y era adoptada por la gente del Clan, en especial por la curandera de más alto nivel y por su hermano, el Mog-Ur. En El Valle de los Caballos Ayla sufre su maldición de muerte y su soledad, hasta la llegada de Whiney y de Bebe. La autora también introduce a los Otros, con Jondalar y su hermano Thonolan a la cabeza. Dos Zelandonii que están realizando su viaje, la excusa perfecta para ir conociendo distintos pueblos. Tras su el encuentro de Jondalar con Ayla, entran en escena los Mamutoi en Los Cazadores de Mamuts. Compartir la vida diaria con tanta gente es una novedad para Ayla y los caballos. El amor que siente por Jondalar se ve empañado por la admiración que levanta en todos los demás hombres, en especial en Ranec. Los celos están a punto de terminar con la relación, emparejando al tallador, Ranec, con Ayla. Las Llanuras del Tránsito explica el viaje que emprenden Ayla y Jondalar, tras resolver sus diferencias, hacia el pueblo de éste. Cruzando glaciares, conociendo a nuevos pueblos y visitando a los que aparecían en El Valle de los Caballos.

Ayla pronto es aceptada por los Zelandonii, pero todas las novedades y lo aprendido durante el viaje no siempre es fácil de asumir. Sobre todo que la gente del Clan no son animales, sino humanos.

La Primera Entre los que Sirven a la Madre pronto se da cuenta de que Ayla está llamada a ser de los suyos y trata de guiarla. Ya lo intentó el Mamut en el campamento de los Mamutoi

Una nueva entrega que nos descubre más cosas de la vida de la Prehistoria (entre descubiertas e inventadas, por supuesto). Como en el resto de libros la descripciones llegan a ser agotadoras en algunos puntos, con explicaciones detalladas de plantas y rocas que ralentizan la acción. Acción que en algunos momentos es casi inexistente... pero los momentos en los que pasan cosas son lo bastante interesantes como para hacer que merezca la pena leer las casi 950 páginas.