Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

martes, 25 de octubre de 2011

Tortilla de patatas

Si bien parece que ser que la paella es el plato más conocido fuera de nuestras fronteras y del que los turistas de paquete de vacaciones acaban hartos después de una semana, un plato tan típico como la tortilla de patatas tiene un origen poco claro y rodeado de leyendas.

En las crónicas indias ya aparece la tortilla de huevo desde 1519. La llegada de la patata al viejo continente hizo que todo fuera posible. La primera referencia escrita es de 1817, pero en ella, en lugar de exaltar las virtudes del plato se utiliza como muestra de la miseria en que vivían los agricultores que tenían que comer tortillas con pocos huevos y que alimentaban gracias a que sus mujeres sabían cómo hacerlas más grandes mezclando patatas, pan y otras cosas. Como sucedió con la pizza italiana un plato considerado humilde ha llegado a ser la marca de un país.

Lo que está claro es que se popularizó durante las guerras carlistas. La leyenda hace referencia al general Tomás de Zumalacárregui y al sitio de Bilbao . En una versión su cocinero inventó el plato a falta de otros víveres. En otra fue una ama de casa navarra que, ante la llegada del general, improvisó, con lo que su pobreza le permitía, un revuelto con huevos, patatas y cebolla que encantó al general y posteriormente popularizó. La última versión da la autoría directamente al propio general.

Fuera de leyendas parece que el origen es anterior, finales del siglo XVIII, momento en el que se buscaba un alimento nutritivo y barato para luchar contra la hambruna que se se había extendido en esa época. Un estudio reciente la sitúa en Villanueva de la Serena en 1798.

Más información: GastronomiayCia