Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

jueves, 7 de agosto de 2008

San Petersburgo (III)

A la mañana siguiente decidimos aprovechar para ver los alrededores de San Petersburgo, y fuimos al Palacio de Peterhof, en Petrodvorec. Para llegar hasta allí hay que tomar un ferry o un autobús. Nos decantamos por el ferry que sale en la orilla del Neva que está detrás del Ermitage.

Cuando llegas al embarcadero tienes que pagar por salir de allí y entrar en el jardín. El jardín es espectacular plagado de fuentes enormes y palacios, al más puro estilo La Granja del San Ildefonso, pero a lo grande. Para entrar en el palacio principal tienes que volver a pagar, y no se podían hacer fotos (estos rusos y su manía de no dejarte entrar con cámaras, en realidad sí que se puede pero tienes que pagar una entrada extra para la cámara...)

Desde el embarcadero un camino te lleva de frente a la gran cascada. Una enorme fuente con 225 esculturas de bronce dorado, formada por 64 fuentes (datos sacados de la guía, porque no nos pusimos a contarlas).


Situada delante de la gran cascada se encuentra otra fuente con Sansón abriendo las fauces del un león. Como gran parte de las imágenes en Rusia simboliza el triunfo contra los turcos... pelín obsesionados con los turcos en aquella época. Como bien aclara Bel en su comentario la estatua representa la victoria de Rusia frente a Suecia en la batalla de Poltava, que se libró el 27 de junio de 1709, en el día de San Sansón. Y como el león forma parte del escudo nacional de Suecia, el sentido alusivo del grupo escultórico es evidente.


Al lado del gran palacio hay una pequeña iglesia.


Todo el lugar está lleno de espectaculares fuentes, estanques y palacetes.


Incluso hay una de Eva y otra de Adán colocadas simétricamente respecto a la gran cascada. Y una zona de fuente sorpresa para que la gente pueda mojarse.


A la vuelta a la ciudad nos encaminamos a la fortaleza de San Pedro y San Pablo, situada en una isla en la desembocadura del Neva, detrás de la fuente (sí, está en mitad del río).


Dentro de la catedral se encuentran varias tumbas de zares, con el símbolo del águila bicéfala.


La torre de la catedral está coronada por una cruz, como era de esperar, sobre una carabela rusa.


Las murallas de la fortaleza se llenan de rusos tomando el sol en cuanto éste aparece.


A la entrada de la fortaleza había un cartel con prohibiciones dentro del recinto la mar de curiosas.

La iglesia iluminada es Smol'nyj y no estoy nada seguro de que no fuera un efecto del sol al ponerse y del hecho de que sea el único edificio blanco en esa zona. También hay sinagogas en San Petersburgo (aunque la foto sea de una mezquita).


Nos dirigimos después al puerto de amarre del Kreiser Avrora, el crucero Aurora. Este crucero fue construido a finales del XVIII participó en varias guerras, pero por lo que ha hecho famoso fue porque, a su llegada a San Petersburgo, su tripulación se sublevó por la propaganda revolucionaria y, después de matar a los oficiales, lanzó la salva que inició el asalto al Palacio de Invierno (Ermitage).


Otra vista de la fuente en el Neva, y los coches para las fiestas por las noches blancas y, creemos que algo que ver con el fin del curso escolar o similar.


En plaza Birzevaja (Birzevaja Ploscad), la plaza de la bolsa, se encuentra este curioso sello en el suelo con la imagen de la plaza.


Esfinge de Tebas, son dos gemelas, situadas en la orilla del río. Compradas por un diplomático ruso, del reinado de Amenofis II 1450 y 1425 a.C. También hay otras dos pequeñas esculturas egipcias sobre las que hay que poner la mano por tradición para conseguir suerte. En ese momento estaba abarrotado de rusos así que lo dejamos para otro día.


El escenario para la gran fiesta estaba a punto de acabarse, la noche del día siguiente sábado 23 de junio de 2.007 era la noche de los conciertos. Después de la paliza andando por Peterhof nos fuimos pronto al albergue, la última foto de hoy es de las 00:20.


El diario completo aquí.

6 comentarios:

Masmi dijo...

Impresionante el Palacio de Peterhof. Hay que ver como se flipaban en aquella epoca construyendose jardines y palacetes. Yo creo que tenían un pique entra las distintas monarquias para ver cual lo tenía mas ostentoso.

JAAC dijo...

Ya te dije cuando hablé de Schloss Charlottenburg que en San Petersburgo, bueno aquí sí que en los alrededores, había un par que no veas. El de hoy es uno de ellos. El otro es el del salón de Ámbar.

La verdad es que impresiona pensar en los palacios que se hacían cuando había gente que vivía en chozas, pero después de ver el Coliseo romano... Si te paras a pensarlo esos edificio: el coliseo, las pirámides, etc. sí que son obras increíbles para la época. Los palacios románticos eran cuestión de dinero y de espacio más que otra cosa.

Bel dijo...

Una puntualización: la imagen de Sansón abriendo las fauces de un león (en la gran cascada) representa la victoria de Rusia sobre Suecia en la Gran Guerra del Norte.
Tiene un carácter simbólico por dos razones: el león es un elemento del escudo sueco y además una de las grandes victorias de la guerra fue el día de St.Sansón.
Y ya que estoy... la imagen que hay debajo de tu comentario de que "también hay sinagogas en San Petersburgo" es de una mezquita... aunque seguramente haya sinagogas también, claro ;)

Perdona que sea tan puntillosa... estaba recopilando información y demás sobre Peterhof para refrescarme la memoria un poco (fuí a Rusia hace casi diez años) y escribir algo sobre aquel viaje, cuando he encontrado tu blog ;)

Por lo demás, me ha parecido una entrada muy interesante.
Peterhof es para mi el más bello conjunto de palacio y jardines que he visto. Totalmente recomendable!
Tu blog también, claro ;)

Un saludo.

JAAC dijo...

Hola Bel, un placer que me visites y que puntualices todo lo puntualizable. Algunas cosas las saqué de la guía cuando escribí la entrada pero era a unas horas un tanto intempestivas y es probable que no lo leyera bien... aunque también es probable que en la guía estuviera mal (todo hay que decirlo, que hay algunas guías que...).
Lo de Sansón tiene así mucho más sentido que siendo una referencia a los turcos:
Simboliza la victoria de Rusia sobre Suecia en la batalla de Poltava, que se libró el 27 de junio de 1709, en el día de San Sansón. Y como el león forma parte del escudo nacional de Suecia, el sentido alusivo del grupo escultórico es evidente.
Centro cultural ruso

Y lo de la sinagoga... toda la razón, creo que por la zona también había una y me lié.

Gracias de nuevo por pasarte y espero verte de nuevo por aquí.

Bel dijo...

Puess te visito de nuevo, para que no digas!! Jajjaja
Ya veo que lo has corregido pero, por favor, elimínalo totalmente hombreeeee... no dejes huellas!! XD
Me he leído todo tu viaje por Rusia y me he reído bastante, la verdad.
Nosotros no sufrimos ningún problema, a pesar de ir por libre también... es lo bueno de ir con tu cuñada rusa! ;P
Ya en serio, estuvimos unos días solos y lo cierto es que no recuerdo nada que reseñar negativo.
Ejem, no te preocupes, no hay ningún problema respecto a tu opinión sobre los rusos... jajajja... son un poco, digámoslo así, diferentes ellos! No sé donde escuché una vez que los rusos tenían un carácter muy parecido a los españoles!
Otra cosa son las abuelillas rusas, las babushkas, pobres! Ten en cuenta que muy buen carácter no pueden tener, muchas resistieron el sitio de Leningrado, así se puede entender que tengan esa forma de ser tan arisca. Allí se las tiene (tenía al menos) mucho respeto y por eso ocupan simbólicamente ciertos trabajos en metro, museos...
Bueno, que me enrollo, sólo decirte que compartimos la afición por viajar y algunos países visitados, por lo que veo... además de ser gatos, no?? jeje

Un saludito y te sigo leyendo.

JAAC dijo...

Hola de nuevo Bel, me alegra verte por aquí otra vez.
Prefiero que queden registrados mis errores :-) así los comentarios tienen todo el sentido y me esfuerzo más la próxima vez para ponerlo todo bien :-)
Hemos leído que el carácter ruso ha cambiado mucho en los últimos años con la llegada de los nuevos ricos y demás. Supongo que cuando vosotros estuvisteis ya estaba en proceso de cambio, pero creo que el año pasado ya habían llegado a la cúspide del cambio. Y lo de ir con contacto estoy seguro de que ayuda mucho.
Bien puede ser que muchas de esas señoras mayores hubieran vivido la guerra, y estoy contigo en que eso tiene que curtir bastante, pero no sé si las nuevas generaciones, sin guerra, van a ser más simpáticas.
Como ya te he respondido en tu blog si, compartimos la afición (mañana nos volvemos a ir) y algunos destinos, y la "gatez".