Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

lunes, 25 de febrero de 2008

Armarios

Los armarios son esos sitios donde acaban almacenadas todas las cosas que no nos atrevemos a tirar: los regalos que no nos gustan, la ropa que nos encanta pero se cae a pedazos, los recuerdos (en formato papel) que hemos traído de mil viajes y que nunca se volverán a mirar,... y, también, la ropa que usamos habitualmente, que siempre queda arrugada por estar el armario lleno.

Este fin de semana hemos hecho limpieza de armarios. La casa es pequeña y la ropa crece de mala manera. Cinco bolsas de basura hemos sacado: desde zapatillas de deporte viejas hasta toallas, pasando por ropa vieja, fotos malas, zapatos... Tres bolsas llenas de papeles para reciclar: periódicos, papeles de viajes, vaciado de carteras. Dos bolsas llenas de plástico (éstas son casi todo de envases de la cocina, pero había un montón de otras bolsas de plástico de esas grandes que se guardan porque son grandes y lo mismo un día vienen bien). Y cinco bolsas con ropa para donar, pantalones, camisetas, faldas, bolsos, camisas... que hay que ver lo que puede llegar a guardarse en los armarios.

Empezamos por los de ropa y nos fuimos moviendo por todos los armarios de la casa, maleteros incluidos, hasta llegar al armario de debajo del lavabo en el baño (con las toallas y la ropa interior que también sufrieron un buen repaso). Hay que ser capaz de tirar cosas y dejarse aconsejar por otra persona que nos conozca y sepa lo que no usamos casi mejor que nosotros mismos y que no tenga remordimientos por tirar nada. Qué mal nos sentimos por tirar la ropa que nos regaló XXXX hace años y que no nos gustó nunca. O esos vaqueros gastados que usábamos tanto hace años y que tantos recuerdos nos traen... pero que de viejos que están ya no nos atrevemos a seguir usando. Somos demasiado sentimentales y eso nos hace almacenar de todo, ¡cuánto síndrome de Diógenes en ciernes!

Lo malo es que, después de toda la limpieza, hubo que bajar a comprar algunas cosas, porque no siempre se tira lo que sobra, también hay que tirar lo que es necesario pero ya está viejo (Blancolor y las toallas de El Corte Inglés nos salvaron).

Como consejo: las bolsas herméticas a las que se les puede sacar todo el aire son lo mejor que hay para guardar la ropa... es increíble la cantidad de aire que es capaz de almacenar un jersey de lana y no digamos ya un plumas.

3 comentarios:

Masmi dijo...

Bueno consejo el de las cajas esas.
La verdad es que si, la cantidad de cosas que se van acumulando porque nos da cosas tirarlas.
Yo los papeles y periodicos si que suelo tirarlos para reciclaje habitualmente, pero lo de las bolsas que se guardan por si alguna vez viene bien, si que es verdad. Se acumulan y nunca se emplean.

JAAC dijo...

Jajajaja
eso de que los papeles los tiras... si nos diste un montón de papeles para nuestro viaje a Berlín! qué vas a tirar :-p

Lo de las bolsas pasa siempre y mira que no lo entiendo, nunca se usan las bolsas grandes para nada... y, aunque las guardes, el día que las necesitas no las encuentras :-O

conxa dijo...

Mi casa es grande, por lo tanto almaceno más,y cuando por fín me arranco a hacer como vosotros, lo meto en el maletero del coche,para llevarlo al sitio adecuado y.....
pues que hasta que no llega un desplazamiento largo que necesito el maletero ahí está, o sea que mi coche hace de armario trastero.
( esto es dejadez)
Se acumula mucho.demasiado.