Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

martes, 9 de diciembre de 2008

Oriente Próximo (IX)

Viernes 14/11/2008 (1)

El muecín ha llamado a la oración por lo menos una vez que hayamos oído, pero eso nos ha mantenido despiertos un minuto máximo y a seguir durmiendo. Vamos a por la ducha. todo el baño es el plato de ducha con un gran sumidero en el centro. Después habrá que buscar al de recepción a ver si al final hacen algún tour y a donde.

La salida del retrete parece que está mal, conectada con otro sumidero que hay en la habitación... y se sale por ahí. Vamos a preguntar por el tour bastante enfadados con la situación, la habitación está hecha un asco después de la ducha, y no sólo hay agua. El de la recepción está durmiendo en la misma puerta, hay otros dos japoneses que también quieren salir pero no se acaban de decidir a despertarle y la puerta está cerrada con llave. Le despiertan, si no ya íbamos nosotros. Después de un par de minutos hasta que se medio entera de lo que le estamos diciendo nos dice que no hay tour, que no hay nadie más. Esto nos cabrea bastante porque ya ayer pensábamos que si no había nadie lo que nos ha hecho es perder el tiempo, además de que la habitación nos tiene calentitos. Le decimos que el baño está estropeado, pero sigue más para allá que para acá, más dormido que otra cosa.

Volvemos a la habitación a recoger las mochilas y nos iremos al Al-Haramein, ayer nos dijeron que hoy tendrían sitio. De hecho, el del hotel cuando le dijimos que estábamos en Al-Rabie nos dijo que si lo que queríamos era probar, que al día siguiente nos vería por allí. Le decimos que el retrete se sale por la habitación, se queda parada mirándonos y nos pregunta si entonces queremos pagar. Pues la verdad es que no, pero suponemos que es lo que hay que hacer antes de irse. Intentamos pagar con tarjeta y nos dice que hay una comisión del 10% pagando con tarjeta. Esto nos acaba de cabrear: le decimos que no está escrito en ningún sitio, que todo está lleno de pegatinas de visa y de master card, pero en ningún sitio pone que haya comisión, que la habitación está hecha un asco y que lo del tour ha sido un timo, que ya sabía desde ayer que no iba a haber...Le pagamos en metálico y salimos de allí, nada recomendable. Nuestra experiencia no fue nada buena a pesar de que está muy bien considerado en las guías y foros de viajes.

En el Al-Haramein tienen habitación pero no se vaciará hasta las doce, así que dejamos los symbios en recepción y nos vamos a Palmira. El de recepción (éste sí está despierto) nos escribe el nombre de la estación de autobuses a la que tenemos que ir y nos dice que 100 LS será un buen precio para que nos lleve un taxi. Vamos a por un taxi de 100 LS. Esto confirma que el taxista de ayer hizo un buen negocio con nosotros.

Lo conseguimos a la tercera. El taxista nos lleva a la estación y cuando le preguntamos si sabe cuál es el que va a Palmira, aparca y entra con nosotros para ayudarnos a conseguir el billete. Nos lleva a la mejor compañía según él, pero falta más de una hora para que salga el siguiente, le decimos que queremos salir cuanto antes y que tampoco hace falta que el autobús sea una maravilla. Nos dice que todos son buenos y cuestan más o menos lo mismo. Decidido salir cuanto antes. Vamos a las dársenas de salida y nos señala uno. Nos pide los pasaportes para rellenar el registro y se va con el de la compañía del autobús subiendo por una escalera...

Aquí estamos, en mitad de una estación de autobuses de Damasco solos y sin pasaportes. Empiezo a pensar que el taxista nos ha apuntado su teléfono en un papel para cuando volvamos a Damasco, pero no me da seguridad tener un teléfono en lugar del pasaporte, que nuestro vuelo de vuelta sale de Jordania, ni siquiera estamos en el país adecuado para no tener pasaporte (si es que hay alguno adecuado). Después de poco menos de cinco minutos, que se nos han hecho bastante largos la verdad, vuelve con nuestros pasaportes y nuestros billetes. Serán 200 LS por cabeza a Palmira.

Somos los únicos occidentales del autobús, éste sí es un autobús de verdad. Está lleno de seguridad: un papel con el listado de los pasajeros, un militar que sube a confirmar el número de pasajeros y que son los que pone en el listado,... El camino a Palmira sigue luego hasta Irak, así que pensamos que es posible que vaya para allá y por eso tanto control. Nos han dicho que Palmira no es la última parada.

En el autobús va el conductor y una especie de azafato. Ha repartido bolsas para vomitar (sí, una por cabeza) y vasos de plástico que iba llenando con agua fría a petición. El agua era de grifo y ha dejado un poso de arenilla en el fondo del vaso bastante considerable. En dos horas y media llegamos a Palmira. Nada más bajar se nos ofrece un taxista para recorrer las ruinas. Nos pide 1.000 LS por el coche completo y le decimos que no. Baja a 400 LS por cabeza (800 el coche). Seguimos andando porque tampoco nos parece necesario coger un taxi. Viene tras nosotros y nos dice que en cinco minutos llega otro autobús a la otra estación de Palmira y que hay otros dos turistas. Si compartimos el taxi con ellos nos lo deja en 200 LS por cabeza, el precio por el coche completo se mantiene. Le decimos que vale, así que montamos y nos lleva a la otra estación.

Cuando llegamos poco menos que le echan de allí los taxistas que están en esa estación. Además, los dos turistas ya han cogido otro taxi. Vamos solos. Quiere más dinero porque dice que el precio era para cuatro. Le decimos que no es nuestro problema que se le hayan adelantado y que si nos va a cobrar más nos deje otra vez en la estación y ya vamos nosotros andando. Al final quedamos en que quita la visita al castillo, en lo alto de una loma, de la excursión y que mantiene el precio. No vamos a pagar más de 400 LS, 200 por cabeza. Acepta y nos deja en el interior de las ruinas, frente al templo de Bel.

Un pedazo de edificio construido en el año 32 d.C. y en el que se adoraban a varias divinidades, sobre todo a Baal, cuyo nombre se pronuncia Bel en el dialecto de Palmira. Se transformó en iglesia bizantina, posteriormente en mezquita y finalmente se convirtió en fortaleza árabe, de manera que se mantuvo en uso hasta la Edad Media. La entrada cuesta 150 LS y descubrimos que aquí sí que hay un montón de turismo interior, hay gran cantidad de sirios visitando el templo. Sobre todo chicas, hoy es viernes, día festivo para los países árabes y no hay colegio, algunas incluso nos saludan en inglés, y van vestidas con vaqueros y camisetas, con el pelo sin recoger ni tapar.



Y hasta aquí puedo leer, mañana más.

10 comentarios:

Masmi dijo...

Madre mía que de aventuras! Menos mal que el castillo es muy chulo.
Que el autobús continuaba hasta Irak???? Normal que hubiera tanta seguridad, que miedo.
Que desastre de hotel, no entiendo como puede tener buenos comentarios en las guías.

JAAC dijo...

Hombre Masmi, en las fotos el castillo se ve muy de lejos. Está en lo alto de la loma. Lo que está en las fotos de hoy es el templo sólo. Una maravilla de construcción que se mantiene bastante en pie.

Ni idea, eso era lo que pensamos. Palmira no era la última parada (según ellos) y había que llenar muchos papeles. La verdad es que en Palmira el autobús paró y no sé si no se bajó todo el mundo. Cuando lo cogimos de vuelta era principio de viaje y estaba vacío.

Lo del hotel... sin palabras. Sobre todo lo poco "útil" que nos resultó el tipo de recepción. Que si no hubiera habido problema con el sumidero habríamos hecho los viajes en autobús como los hicimos, sin esperar al grupo, porque estaba claro que no movía un dedo por juntar a la gente.

conxa dijo...

JOOO no me imagino yo, con la movida del hotel y reclamando, después el tema del taxi, que si esto, que si lo otro,menudas movidas os habeis encontrado.
Ahora que al final vale la pena eh??

me ha dado algo de rollo cuando has dicho lo del bus, con los militares y tal.
Ah! y eso que desapareciera el tío con los pasaportes, seguro que me da un corte de digestión si me pasa a mí.

creo que me da mas envidia ya la capacidad que teneis que el viaje en si mismo.

JAAC dijo...

Conxa, que no fue para tanto mujer. Siempre que vas en un viaje por tu cuenta tienes que hacer estas cosas, cuando vas por España también las haces y no le das ninguna importancia. Si no va un guía que te vaya llevando con un autobús tienes que hacer estas cosas. Y sí, merece mucho la pena, no sólo por lo que se ve, sino por lo que se pasa :-)

No te creas que era tan exagerado, subió para ver que lo que estaba en el papel de ruta era lo que era, pero tampoco más... Ya te digo que el tema de Iraq y la cercanía nos hizo pensar que sería por eso.

Lo de los pasaportes sí que fue un poco más "molesto" :-) teníamos el teléfono del taxista, nos lo había dado él, pero con todo y con eso... Allí la gente es mucho más confiada y amable que en "occidente", Sara y yo llegamos a la conclusión de que si dejábamos a cualquiera de ellos en Madrid o en Roma, en media hora les habían quitado hasta la ropa interior. Se fían de todo el mundo porque ellos siempre tratan de ayudar, a nosotros o entre ellos. En Europa si en una estación de autobuses se te acerca alguien siempre piensas que te va a liar, allí no, ¡va a echarte una mano!

Jajajaja, al final va a resultar que no te va a gustar tanto el viaje :-( :-p

bel dijo...

Vaya viaje movidito!!
Lo del hotel... puffff... seriamente, si vas a un país árabe a no ser que sea un hotel muy turístico y occidentalizado, te vas a encontrar estas cosas casi fijo. Hay que mentalizarse... en otros paises más "avanzados" nosotros hemos pasado casos similares (algún día contaré nuestra penosa estancia en Nikko o en Nagoya)
A mi me sorprendió encontrar en Japón los baños al estilo turco, del agujero en el suelo y ya... o el baño-plato de ducha.
Si viajas tienes que ir mentalizado de que algo así puede ocurrir, aunque sienta igual de mal... pero mira, luego los post te salen así de interesantes!! jejeje ;)
Lo del carácter amable de la gente, bueno... creo que eres demasiado benevolente en ese sentido. Yo diría que son aduladores y pícaros, y que hay que andarse con mucho cuidado porque te puede llegar a pasar que te confies demasiado.
Pero tampoco es nada nuevo, cuidado hay que tener yendo por Sol, no?

JAAC dijo...

Bel no hay que ser tan negativa :-) Sólo tuvimos ese "problema" allí, y debió ser más cosa de mala suerte (fallo en la fontanería puntual) que otra cosa, porque en las guías y en internet hablaban muy bien de ese sitio. Los alojamientos peores que hemos encontrado, y carísimos, han sido en San Petersburgo y en Moscú, eso no se lo deseo a nadie.

Sí, en Japón el baño tradicional es un agujero en el suelo, pero luego cuando encuentras una taza con su aparato enchufado que la mantiene caliente, le pone música, ambientador, suelta agua caliente... tienen los dos extremos :-)

Y créeme que son muy amables. Lo de adulador y pícaro no te lo discuto en sitios como Marruecos o Egipto, pero en esa zona en la que casi no hay turismo no tienen malicia. Nos encantó. Entre ellos también se comportan así, se fían unos de otros a la primera... Supongo que con el turismo acabarán por cambiar :-( lástima.

bel dijo...

Ufff... a mi lo de la taza caliente en Japón... me daba grima (era una sensación, como de que la ha calentado alguien antes... no sé si me explico! jajaja)
El chorrito de agua igual... lo usé por probarlo, pero me pareció poco práctico.

En Peters nosotros estuvimos en un hotel de lujo, puede que el mejor en el que he estado en mi vida! Creo que fue justo enfrente de la estación de trenes... era una suite con saloncito y un baño enorme. Y no fue nada caro, que yo recuerde, aunque fue hace mucho.

Yo negativa no soy... y no tengo nada contra los árabes, de hecho mi ex-pareja lo era... por eso quizá desconfío, porque me los conozco bien ;) Son amables pero es en parte por interés y en parte por curiosidad. Hay que tener cuidado, pero ni más ni menos que con un español, que también somos muy particulares!

JAAC dijo...

La taza con todos sus complementos es la caña! jajaja una vez que aceptas que no la ha calentado nadie más que la resistencia que lleva dentro ;-)

Pues nosotros en San Petersburgo estuvimos el año pasado y la habitación doble con baño compartido (y vaya baño) nos salió por casi 70 euros la noche :-S Eso sí, al lado del Hermitage.

BIRA dijo...

Los lugares me parecen impresionantes, y buena muestra de ello dan las fotos. Ahora bien, no resultó un tanto cansino estar todo el día discutiendo por el precio y perdiendo tanto tiempo de autobús en autobús?

Qué pasada el susto de los pasaportes. Esa esa una de las cosas que más pánico me da cuando se viaja a ciertos lugares. Me da tanto, tanto miedo que un día de estos me tatúo el pasaporte en la piel. Que no? :P

JAAC dijo...

No te creas, es parte del viaje... quiero decir, que "está incluido en el precio" el buscarse la vida para llegar a los sitios. Siempre se puede alquilar un coche y moverte por tu cuenta, o coger un taxi y que te lleve a donde tú le digas. Hay muchas opciones, pero también está bien probar la manera local de vez en cuando. Además que la gente fuera super amable y estuvieran encantados de ayudarte hizo que todo fuera mucho más fácil.