Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Oriente Próximo (XVIII)

Martes 18/11/2008

Vamos a ver qué tal el desayuno del Farah. Primero lo de la habitación que nos dicen que sí, podemos quedarnos otra noche y en la misma. El desayuno se retrasa y eso no ayuda a nuestra paz interior casi recuperada, que a partir de las cuatro no podremos volver en autobús. Llega el desayuno y no es gran cosa: el huevo cocido de rigor, el pan (cortado en cuatro trozos y metido en una bolsa de plástico), dos quesitos, mantequilla y mermelada. Para beber té o café. Pregunto por leche sola y dice que no. Pero al francés de al lado le lleva un café con leche... supongo que será como la de los aviones.

Terminamos rápido con el desayuno y después de pedirle al de recepción que nos escriba en árabe el nombre de la estación de autobuses a la que tenemos que ir, Jerash y Ajlun, salimos a por un taxi. Nos ha dicho el de la puerta que 2 JOD está bien. Todos piden 3 y casi ninguno va vacío. Al final lo dejamos en 2,50 JOD a la estación a la que llegamos el otro día cuando intentábamos coger un taxi colectivo para ir a Damasco. Pero esta vez sí que es aquí donde teníamos que estar. Nada más llegar se nos acerca uno que nos pregunta si vamos a Jerash, parece que es el destino típico para todos los extranjeros que llegan a la estación. Sólo hemos tenido que esperar diez minutos y en marcha. Vamos más o menos bien de tiempo.

No tengo muy claro cuanto cuesta. Me había parecido que era un JOD por persona, pero le he dado dos y me da vuelta. Además se tira el rollo y nos para casi en la entrada de la ciudad romana. Aquí no hay paradas y en cualquier momento cada uno le dice al conductor que pare que se baja.

Jerash, la Gerasa romana, el diseño que se visita data del siglo I y llegó a tener entre 15.000 y 20.000 habitantes. Se han encontrado restos de que ya en el Neolítico estaba habitada, pero ganó importancia a partir de la época de Alejandro Magno (333 a. C). Pasó a formar parte de la provincia romana de Siria y se convirtió en una ciudad de la Decápolis. Estaba en su máximo apogeo en el siglo III, pero la destrucción de Palmira en Siria, la desaparición de las rutas terrestres de caravanas y el desarrollo del comercio marítimo la llevaron a un lento declive. La Decápolis estaba formada por más de diez ciudades a pesar de su etimología. En Jordania Filadelfia (Aman), Gadara (Umm Qais), Gerasa (Jerash), Pella (Taqabat Fahl) y quizá Abila (Quwayliba) y Capitolias (Beit Ras, cerca de Irbid). Entraron en decadencia en los comienzos de la dinastía Omeya y el traslado del mundo musulmán a Bagdag fue el golpe de gracia.

Las ruinas son enormes. Sólo el cardus maximus tiene una longitud de 800 metros y tenía dos decumanus (uno al norte y otro al sur), cada uno con un tetrápilo en donde se cruzaba con el cardus. De ellos uno todavía conserva su bóveda. Además la ciudad contaba con tres teatros.

A la entrada se alza el arco de Adriano en el lado sur de la ciudad. El arco iba a formar parte de la nueva muralla de la ciudad pero ésta no se llegó a construir, por lo que está separado de la muralla, a unos 250 metros. Data del año 129 y se construyó para conmemorar la visita del emperador.


Detrás se levanta el hipódromo (siglos I y III) con un aforo de 15.000 espectadores. Bastante reconstruido y, en la actualidad, escenario de auténticas carreras de cuadrigas y luchas de gladiadores, la empresa RACE (The Roman Army and Chariot Experience) comenzó en 2.005 con los espectáculos.


Después se llega la muralla, a la puerta sur.


Nada más pasarla se encuentra el teatro sur, a la izquierda. Tiene unas características acústicas especiales. Construido entre el año 81 y 96. El escenario tenía dos plantas y tenía capacidad para 5.000 espectadores. También tenía la posibilidad de inundarse para representaciones navales. Llegamos con un grupo de americanos y para demostrarles la acústica les tocan una canción típica americana... anda que.


Al otro lado de la ciudad se encuentra el teatro norte, que incluso conserva las escaleras interiores para llegar al segundo anfiteatro.


Ha habido mucha tarea de restauración y pensamos que también algo de reconstrucción.
El templo de Artemisa, el de Júpiter, el foro,... todo está aquí y lleva más de 1.900 años. Impresionante.

El de Artemisa en particular es magnífico.


Es hora de intentar Ajlum. Preguntamos por la estación de autobuses y aquí hay bastante gente que habla inglés. Después de un rato andando llegamos a la estación (aunque hemos tenido bastantes dudas de si no nos estaríamos perdiendo). Nos indican, con gestos, donde para el autobús a Ajlum y nos sentamos a esperar. Unos diez minutos después un par de chavales nos preguntan que si Ajlum, les decimos que sí y nos señalan un microbus que está pasando de largo. Echamos a correr tras él y acaba parando en otro sitio. El conductor nos confirma que va para allá y subimos. Estamos sólo Sara y yo, así que parece que esto va para largo. Pero arranca rápido y sale de la estación... aunque para parar en la carretera nada más salir. Allí nos tiene otros veinte minutos, cuando llevábamos diez le preguntamos con señas que cuando sale y nos contesta que en diez minutos, y cumple.

No llega al castillo, Qala'at ar-Rabad. Nos deja abajo, en el pueblo y nos llama un taxi. El taxista opina que es su momento de gloria y nos pide 3 JOD por subirnos al castillo, el bus hasta aquí nos ha costado 0,45 JOD. Le decimos que no y no se molesta ni en regatear. Son sólo tres kilómetros, pero de dura cuesta arriba según la guía, y según los ojos, porque el castillo está en lo alto del monte 'Auf, 1.250 metros. Pero ya que estamos aquí para arriba que vamos.

A unos 20 metros de la parada un tipo en un 4x4 se para a nuestro lado y nos dice que él nos sube. Nos enseña una carta que le ha escrito una suiza a la que también ayudó y llevó a ver su granja: vides, manzanos, olivos,... Nos pregunta si la conocemos. Nos deja en la entrada del castillo y no quiere ni un céntimo.

El castillo de Ajlum fue construido por orden de un sobrino de Saladino entre 1.184 y 1.188, para hacer frente a la cadena defensiva cruzada y ser contrapunto del fuerte de Belvoir del mar de Galilea. Está muy machacado pero lo están reconstruyendo. De todas formas el tamaño de los muros y la altura de los techos da una idea de que debió ser espléndido.


Debido a su altura y a encontrarse en la ruta Damasco-El Cairo estaba provisto de palomas mensajeras que permitían, junto con señales de fuego, enviar mensajes en un día desde Damasco hasta El Cairo. Se supone que desde aquí se ve el Jordán y el Mar Muerto, pero el día se ha cubierto y la calima no deja ver nada.

Salimos del castillo a las 14:10 así que no deberíamos tener problemas para volver a Amán. Bajamos la cuesta andando porque ahora no hay ni taxis. Cuesta abajo será menos molesta. Aún así la cuestecita se las trae. Llegamos a la estación y hay un autobús para Amán esperando con dos chicas dentro. Ya puedes tardar lo que quieras en salir de aquí, que nosotros no tenemos prisa ahora que ya estamos dentro. Es cierto que tarda, pero al final también sale, el precio es de un JOD por cabeza para llegar a Amán. Como siempre el rollo de fumar es libre. Es impresionante lo que les puede llegar a gustar el tabaco en estos países.

Al llegar a la estación tratamos de coger un taxi, pero parece que será difícil, todos llenos y, a pesar de estar en la estación, se ven pocos. Nos para uno, le damos la tarjeta del Farah. No nos habíamos dado cuenta pero la tarjeta está todo en inglés: qué lumbreras los del hotel. El taxista no entiende inglés, no sabe dónde está el hotel pero con todo y con eso nos dice que subamos. Le preguntamos que por cuanto y no sabe qué decir, normal si no sabe adónde tiene que ir. Nos vamos a buscar otro pero él sigue interesado, baja del coche y nos sigue. Otro taxista que tampoco habla inglés y que no sabe leer la tarjeta tampoco. Se acerca otro que dice que sí sabe, se la lee y el primer taxista que nos paró dice que él estaba primero y que vayamos en su taxi. Sigue sin tener muy claro adónde nos tiene que llevar pero nos dice que 2 JOD. El segundo taxista acepta que nos vayamos con el otro y haya que vamos.

Nos lleva hasta un hotel con un nombre que no se parece en nada a Farah. Pregunta a otro taxista en un semáforo y a nosotros no nos suena de nada la zona en la que estamos, Amán es muy grande. Después nos lleva a otro hotel con pinta casi de lujo. Se baja y nos dice que esperemos, va a preguntar. Al rato vuelve y nos dice que vayamos con él.

El de la recepción del hotel habla inglés perfecto y nos dice que el taxista nos ha llevado a un hotel y que luego le hemos dicho que no, que a otro y que el otro está más lejos y que quiere 3 JOD. Le explicamos al de recepción que no ha sido así, que lo primero que hicimos nada más parar al taxista fue darle la tarjeta y que si no sabía donde estaba lo que tenía que haber hecho era decir que no en lugar de "OK", 2 JOD. Que no le vamos a pagar más que 2 JOD y que si el que decía que sabía inglés y les leyó la tarjeta en la estación les lió no tenemos la culpa. Al final nos dice que vale. Nos deja en la paralela al hotel, le damos 2 JOD y él nos pide perdón por todo el lío.

Le preguntamos al de recepción sobre cómo ir a la frontera con Israel. Nos decimos que si no nos importa compartir taxi hay un coreano que también quiere cruzar mañana. Por nosotros perfecto, así que llama para confirmar con el taxista. Los 35 JOD iniciales por el taxi completo han pasado, como quien no quiere la cosa, a 50 JOD. Eso nos parece mucho así que vamos a buscar la tarjeta de Alí, el taxista que nos llevó hasta la estación de taxis colectivos cuando queríamos ir a Damasco. Llamamos desde el móvil del de recepción y nos dice que no hay problema que nos lleva por 20 JOD coche completo. Da igual si somos dos o tres, así que tocamos a 7 JOD por cabeza. Quedamos con él a las 7:30 de la mañana. El coreano ha pasado de El Cairo a Jordania por Aqaba, ha pasado por Petra y ahora quiere volver a El Cairo pasando por Israel.

Salimos a ver el barrio, hay varios sitios de cambio, farmacias, etc. Después nos conectamos a internet una hora un dinar. En la conexión buscamos dónde dormir y qué ver en Jerusalén. Es muy conocido pero uno no tiene una lista de cosas que visitar de cada ciudad siempre en mente. Apuntamos 5 ó 6 cosas y vamos a cenar a uno de los recomendados por la guía.

El restaurante se llama "El Cairo" y resulta ser un auténtico fracaso: comida rápida árabe, no demasiado buena y recalentada. Pedimos mensaf pero hay muy poco cordero. Por lo menos es bastante barato, aunque 4 JOD por ese plato... Ahorramos en alojamientos y llevamos nuestra propia comida, así que, cuando salimos a comer a un restaurante esperamos que sea bueno. Entre esto y lo del hotel Karnak la Lonely Planet ha perdido los pocos puntos que le quedaban. La guía Viva de Anaya de Siria estaba mucho mejor, más actualizada.

Reservamos el hotel para lo que queda de viaje, así volveremos de Israel sabiendo donde dormir y podremos dejar aquí a los Symbios. Será la misma habitación. Ésta también está arriba, en la cuarta planta, pero aquí hay ascensor.

Subimos y a descansar. Mañana toca otra vez frontera.

9 comentarios:

anselmo dijo...

Es curioso lo de los taxis. En marruecos también cobran por pasajero y no por viaje...y de taxímetro nada que se ven qeu cobran lo que les sale del naif.
Es curioso que un cd pirata valga tanto llevarlo...a ver si en vez de música llevaba otro tipo de información.
De esta nueva entrada, los templos, el castillo, el hipódromo...la ciudad en si es una maravilla...madre mía que sitios mas increíbles. Y ya veo que en Siria se han maleado también con el turismo.

Masmi dijo...

Yo es que alucino cada vez que veo restos de la época romana. Que pasada de teatros!
Que tipo mas majo el de 4x4, con él si que recuperaríais la paz interior ;-)
Que desastre de recomendaciones de la guía, vamos a tener que hacer lo que dice Conxa ;-)

conxa dijo...

ya estoy aquí. Es impresionante cuando te detienes a pensar en la edad que tienen esas construcciones. Me encanta como resolveis la cuestión de los taxis y buses. ¿Y de verdad que no conocias a la belga de la carta? jajajja

JAAC dijo...

Pues sí Anselmo, los taxis funcionan de una manera un tanto peculiar, pero en Grecia (al menos en el 2.000 cuando estuve también). De todas formas si llevan un occidental o trata de pararlos un occidental y lleva pasajeros ni se lo plantean, sólo lo hacen con locales dentro para locales. No sé lo que llevaría el CD pero así se quedó tranquilo nuestro conductor.

Siria es una pasada y las ciudades romanas de la zona más aún. De todas formas en Siria el turismo no tiene mucho tirón y no se han maleado, eh? Este tema de las carreras y las luchas de gladiadores es de Jerash, que está ya en Jordania. Nuestro viaje por Siria acabó el día anterior.

JAAC dijo...

Sí Masmi, hay veces que parece que no pueden ser de verdad, que tienen que ser más nuevos. En Jerash tres teatros y a cual más espectacular. Como les tiraba el rollo cultural.

El tipo del 4x4 era un tío genial. Todos estaban tratando de hacer negocio con nosotros y con nuestra subida al castillo y él que lo vio nos dijo que le apetecía ayudarnos.

Lo de la guía Lonely Planet de Jordania es para echarse a temblar. Menos mal que hicimos caso a las críticas y de Siria compramos la de Anaya. Sigo intentándolo Masmi, no lo dudes ;-)

JAAC dijo...

A estas alturas del viaje ya teníamos mucha experiencia en regatear con taxistas Conxa ;-) Lo que pasa es que algunos parece que prefieren no hacer el negocio en lugar de rebajar sus expectativas económicas...

Lo cierto es que en este viaje todo tenía tal cantidad de años que si te parabas a pensarlo todo el tiempo casi te volvías loco. En el Krak sólo con pensar todo lo que había pasado, todo lo que se había luchado y muerto,... y eso pensando que en términos de la Tierra no es más que un suspiro todo ese tiempo.

JAAC dijo...

Por cierto, que desde ayer domingo estamos en Italia para pasar la Navidad. En principio salíamos el sábado pero Alitalia decidió que iban a ser demasiados días aquí y canceló el vuelo, dándonos la opción de viajar el domingo o devolución del dinero.

Aquí estaremos hasta el 26, así que las entradas están programadas... que no hay que retrasar el diario del viaje. Las respuestas a los comentarios cuando vaya "pudiendo" que no hay internet.

BIRA dijo...

Me ha encantado esta zona. Qué pasada ver un espectáculo de gladiadores, y ya no digo nada si pudiesen verse esas representaciones navales de las que hablas.

Lo de los taxis, insisto, me resulta cansino. Qué pesados! Que vale que se tienen que ganar el jornal, pero joder, qué angustia!

Y qué rabia lo de la guía. Al final, con el dinerito que os gastasteis en comprarla, podríais haber cenado en un sitio elegido por vosotros mismos. porque para dar esos consejos, mejor que no den ninguno, no?

JAAC dijo...

Es un poco espectáculo circense y ganas de hacer dinero... pero vamos, sí que debe ser una pasada "volver al pasado"

Sobre los taxis ya te dije Bira, si no te importa pagar lo que te diga el primero no hay que regatear nada de nada :-) y si te paras a pensarlo tampoco consigues ahorrar tanto dinero... pero forma parte del viaje a un país árabe.

Una pena sí. Lo cierto es que después de esto las Lonely Planet han perdido mucho y las de Anaya han ganado mucho. Para el siguiente viaje cayó la de Anaya Total.