Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

jueves, 19 de febrero de 2009

Fidelidad

Las tarjetas de puntos llegaron para quedarse. Desde hace años no hay línea aérea, compañía de autobuses, de electricidad, de agua,... supermercado, gasolinera, restaurante, incluso peluquería en la que no te puedas hacer una tarjeta de socio en la que se vayan sumando puntos con tus compras o visitas. La crisis no ha hecho más que aumentar este tipo de práctica. La publicidad nos promete mayores ventajas: días con descuentos, compras gratis, mejor servicio. Todo vale con tal de que sigas yendo al mismo sitio y no lo cambies por el de al lado, que es más barato.

Cuando empecé a viajar una de las primeras cosas que hice fue hacerme socio de todas las compañías aéreas. No es tan complicado como parece porque no hay más que tres o cuatro grandes alianzas que las agrupan prácticamente a todas, y a la que no, no suelen estar disponibles desde España. La tarjeta de puntos de Travel Club ya estaba en mi bolsillo desde hacía tiempo. Nunca he conseguido sacar nada de ahí, supongo que no tener el teléfono con Movistar, ni tener un coche al que llenarle el depósito de gasolina en Repsol, Campsa o Petronor deben ser los culpables de esta situación.

Con la compra de las mochilas apareció en mi cartera la tarjeta de Decathlon. La de Springfield languidecía ya en el cajón (lo siento, cada vez me gusta menos la ropa de esas tiendas), junto con la del Marca. La del Marca me consiguió un descuento en el Acuario de San Sebastián. La tarjeta Vip pasó a mejor vida, la comida no es tan buena y pudiendo ir a un buen restaurante para qué.

Pensándolo bien, prácticamente de todas he conseguido algo. Dinero para compras con Springfield, Decathlon y Vips. Descuento con Marca... y desde esta semana estoy más cerca de conseguir algo con la de KLM/Air France: ¡ya soy cliente silver!

Eso sí, mi cartera se queja de que lleve tanta tarjeta dentro.

8 comentarios:

Masmi dijo...

Y yo que no tengo ninguna! No se, no me atrae y pienso que no me van a dar nada con ella.

BIRA dijo...

La mayoría de las que tengo no me preocupo ni de mirarlas. Soy un desastre para estas cosas. Tendría que apuntarlo ;)

anselmo dijo...

Yo eso lo tenía antes muy a rajatabla. con iberia me cansé porque despues de 3 años viajando todos los finde no me daban nada y lo único que tengo ees la travel club, que la pobre no la uso porque en el super donde iba ya no la pasan.

conxa dijo...

Pues yo la travel club, la olvidé, solo tengo la iberia, y no me sirve para nada, porque no viajo tanto y encima de poco no siempre con iberia claro, asi que....

JAAC dijo...

Masmi me sorprendes, si es casi imposible no tener alguna, todas las tiendas de ropa tienen una, las gasolineras, si fijo que las salas de conciertos también tienen!! jajaja

JAAC dijo...

Con eso es con lo que "juegan" Bira, con que al final la gente se va a despistar y no va a usarlas... pero puede merecer la pena, apúntalo :)

JAAC dijo...

Anselmo, justo ésa es la que más timo me parece... no he conseguido nunca nada con la travel y tampoco veo que los puntos suban...

JAAC dijo...

Conxa, tú tampoco??

Me sorprende, yo pensaba que la gente en general las usaba, pero ya veo que no. Son un reclamo poco atractivo :-O