Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

miércoles, 25 de febrero de 2009

Frutos secos

El motivo del nombre de los frutos secos es tan obvio como en el caso de la bancarrota, se llaman así porque tienen, en su composición natural, menos de un 50% de agua.

Son uno de los alimentos con mayor contenido energético, lo que les hace particularmente buenos para los deportistas. Su aporte de hidratos de carbono es muy recomendable para actividades prolongadas en el tiempo, pero unido a él está también el su elevado aporte calórico, que los desaconsejan en todo tipo de dietas.

Todos ellos cuentan con una gran cantidad de antioxidantes (vitamina E). Su riqueza en ácidos grasos polinsaturados, monoinsaturados y de potasio les convierte en un gran aliado en la lucha contra el colesterol LDL, el "malo". Están recomendados como sustitutos de la leche en personas con intolerancia a la lactosa por su aporte de calcio. Otros minerales incluidos son fosforo, hierro y azufre.

Sus beneficios aumentan si se comen mezclados con cereales, debido a que las proteinas que contienen están incompletas y junto con las de los cereales dan lugar a proteinas como las de huevos, pescados, carnes o soja: arroz con frutos secos, tortellini con gorgonzola y nueces, etc.

Su cantidad de fibra los hace especialmente útiles para regular el tránsito intestinal.

Más información

8 comentarios:

anselmo dijo...

Dios, con lo que me gustan las nueces de macadamia, los cacahuetes y las castañas asadas.

Masmi dijo...

Cuando me fui a hacer el camino de Santiago lo primero que me dio mi madre fue una bolsa de frutos secos :-)
Ahora los como poco por lo sedentario de mi vida, pero seguiré tu consejo de tomarlos con pasta.

conxa dijo...

a mi me encantan en general todos, pero las avellanasssssssss, y desde que las venden ya peladas, no veas.
Suelo cocinar con almendras, y poner nueces a las ensaladas, con la pasta no he probado, bueno es que no me va mucho la pasta.

JAAC dijo...

Vaya Anselmo, aquí también te he tenido que dar... acabarás por no pasarte a leer como siga así. Intentaré hablar de otra cosa, lo prometo ;-)

JAAC dijo...

Para el camino también llevábamos nosotros unas almendras, es un clásico. En Aleppo (en realidad en todos los zocos) había un montón de puestos que los vendían. Unas almendras deliciosas.

JAAC dijo...

A mí las avellanas, Conxa, con leche, cacao y azúcar ;-) nocilla!! y (Anselmo, no leas esto) el típico sandwinch con un lado untado de nocilla y el otro de mantequilla?!?!? Menos mal que acabo de comer.

Ahora entiendo que no te quedaras en Italia, entre el queso y que la pasta no te llama mucho... :-)

BIRA dijo...

Lo único que sabía de ellos es lo muchíiiiiiiiiisimo que me gustan. Vamos, que soy adicta!

JAAC dijo...

Bira yo tuve que dejar las pipas porque acababa con los labios hechos un asco... es que era abrir la bolsa y no parar hasta que no se acababan todas, falta de voluntad que se dice :-(