Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

jueves, 2 de octubre de 2008

Calentamiento global

En uno de esos estudios absurdos que tanto parecen gustar a las universidades norteamericanas he encontrado una de las noticias más ... no sé cómo calificarla, que he leído. En este caso el estudio en cuestión es inglés, de Londres concretamente.

Según el artículo: Expertos de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres estiman que las personas delgadas comen menos y son más propensas a caminar que a depender de los automóviles, por lo tanto, demandan menos combustible. La cantidad de energía gastada en transporte urbano y un gasto superior en los alimentos que consumen diariamente las personas obesas está detrás del problema del calentamiento global.

Que no digo yo que no consuma más energía (combustible en transporte, manufactura de alimentos, etc.) una persona obesa que una delgada, pero de ahí a llegar al extremo de decir que son los culpables del calentamiento global quitando toda la presión a los gobiernos que no ratificaron el protocolo de Kyoto y los que ratificándolo no han hecho lo suficiente para cumplirlo y se dedican a comprar toneladas de CO2 para poder seguir contaminando... a alguien se le ha ido la cabeza o le han pagado mucho para que diga este tipo de tonterías. Siempre es positivo animar a la gente a hacer ejercicio, tener una dieta equilibrada, etc. pero la táctica del refuerzo positivo parece que no ha calado muy hondo.

Según el artículo de los doctores Phil Edwards y Ian Roberts, los obesos consumen un 18% más de energía. La publicación original era la revista The Lancet (la noticia publicada en Reuters, inglés) y la española en la que lo he encontrado es Dieta Sana, una revista muy apropiada para estigmatizar a los obesos sin ningún reparo.

La noticia es de mayo, a pesar de que la revista Dieta Sana es de septiembre, aunque en mayo se publicó en los periódicos nacionales (elmundo, 20minutos, etc.). Ya levantó cierto revuelo en Estados Unidos poco después de su publicación The New York Times.

9 comentarios:

Masmi dijo...

Para fliparlo. Y la energía que han desperdiciado ellos realizando este estudio idiota, esa no la cuentan?

The sea, the sky, the dust dijo...

fabuloso, maravilloso, los gordos no molan, y las gordas, menos.

anselmo dijo...

Jooodeeee...esa subnormalidad la podía haber dicho yo pedo y con el dedo metido en el culo.
PD: mi chivatófono me dice que has actualizado hace tres horas. juas juas juas...ahora no os escapais
Gracias por la ayuda

conxa dijo...

claro, mientras haya obesos a quien culpar......

Ya les vale, y se habrán quedado tan panchos y tranquilos.

Vicente dijo...

Puestos ya, la culpa de los que producen alimentos basura que engordan en demasía....
Abajo Burger King y cía......
Que fácil lo hacen los bandarras estos.

Anónimo dijo...

hhhhhhhh

JAAC dijo...

Siempre me he preguntado quién "encargará" este tipo de estudios... dentro de lo que cabe éste tiene cierta parte de "lógica". Aunque tampoco tengo muy claro qué necesidad de valorar hasta ese nivel el consumo de energía en función del peso.

Está claro que cuando el gato no está los ratones bailan, lo malo es que el gato está muy presente y los ratones están perdiendo el tiempo... que la obesidad es mala, una plaga, causa de muchas enfermedades, etc. pero cargarles también con el calentamiento del planeta... para mí que los fumadores también generan un montón de CO2 con sus cigarros ardiendo (además de alquitrán y nicotina). Puestos a estigmatizar a la gente no nos quedemos sólo con los obesos y vayamos también contra los fumadores y los comedores de donuts y... siempre quedará alguien a quien culpar que no sea yo.

BIRA dijo...

Siempre digo lo mismo, pero lo digo como lo siento: si toda la pasta gansa que se gastan en estudios (?) tan gilipollas como este lo destinasen a evitar el calentamiento global, por ejemplo, otro gallo cantaría.

JAAC dijo...

Si es que hay veces que parece que sobra el dinero, porque tiempo está claro que a muchos les sobra.