Disponible en descarga gratuita Cuadernos de Viaje - Oriente Próximo, el libro con nuestras aventuras en Jordania, Siria e Israel.

miércoles, 15 de octubre de 2008

Palermo (y III)

Nuestro último día lo aprovechamos para acercarnos a la ópera de Palermo. Las escaleras del edificio se hicieron famosas en la película El Padrino III.


Y más calles con ese aire especial.


Cerca de uno de los mercadillos, una especie de rastro con objetos antiguos había un parque con uno de los ficus más grandes de Europa.


Por supuesto entramos en más iglesias, en Palermo hay una gran cantidad de ellas.


La vuelta a España tuvo sus complicaciones. El aeropuerto de Milan (Malpensa) que era en el que íbamos a hacer escala estaba casi cerrado por niebla (finalmente dejaron de salir vuelos para Milan). En el último momento conseguimos que nos cambiaran el vuelo Palermo-Milan-Madrid por un Palermo-Roma-Madrid, entramos casi de casualidad en el vuelo a Roma y conseguimos los dos últimos asientos en el Roma-Madrid. Eso sí, como para viajes cortos siempre lo hacemos sólo con equipaje de mano no hubo problemas con que la mochila acabara perdida en vete a saber qué aeropuerto.

9 comentarios:

anselmo dijo...

Los viajes con Anselmopareja necesitan un convoy de intendencia. Demasiado precavida.

Masmi dijo...

Es cierto! Las escaleras del Padrino!!! :-D
Italia está plagado de iglesias, dios mio! jejejeje

Di dijo...

Qué bonitas fotos! me muero de envidia!

conxa dijo...

eso es lo que tengo yo que aprender a reducir el equipaje, o mejor dicho a saber que es lo "preciso".

Buenas fotos.

JAAC dijo...

Anselmo y Conxa eso se arregla teniendo que llevar el equipaje todo el tiempo sobre los hombros durante el viaje. Ya sabéis que nuestros viajes no son de estar más de dos o tres noches en el mismo sitio, así que, cuando te vas al siguiente hay que volver a cargar con todo... y cuando digo cargar lo digo con todas las consecuencias, que nosotros vamos todo el tiempo en transporte público.

JAAC dijo...

Cierto Masmi, en Italia hay un montón de iglesias... pero no muchas más que en España, eh? que no hay pueblo por diminuto que sea que no tenga una si no dos. En el centro de Madrid yo llego a más de cinco en menos de diez minutos andando!

JAAC dijo...

Gracias Di, me sonrojo :-)

BIRA dijo...

Esas callejuelas son las típicas en las que no me importaría perderme durante horas. Sentarme en una cafetería y dejar que el tiempo pase, observando a la gente, tomándome un capuccino... umm.

Sabes, Jaac?, cuando haces referencia a las mochilas, te/os veo como los perfectos mochileros: todo organizado, lo justo, ni de más ni de menos y preparados para cualquier incidencia. Cuánto tengo que aprender de ti!

JAAC dijo...

No te creas que llevamos lo justo en las mochilas Bira, aunque ajustamos bastante casi siempre volvemos con cosas sin usar. Bueno, normalmente una o dos camisetas como mucho, pero ya es un "peso extra". Incidencias mejor no tenerlas... aunque para esas lo que siempre hay que acabar usando es dinero.

Palermo es una ciudad para estar un buen rato tranquilo dejando que el tiempo pase por delante con calma. Eso sí, la gente pasa con calma pero los coches pitan todos y no verás a ninguno parado en un paso de cebra, ni en un semáforo! son sólo orientativos :-)